Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hollande, Valls e Hidalgo abanderan las ceremonias de homenaje a las víctimas en París

El presidente francés, François Hollande, ha dado comienzo esta mañana en el Estadio de Francia a la solemne ceremonia de homenaje a las víctimas en el primer aniversario de la masacre en la capital francesa.
Hollande ha presentado una placa conmemorativa en memoria particular del único fallecido a las puertas del estadio: Manuel Dias, el chófer portugués -- afincado en Francia desde hacía 18 años -- que acababa de dejar a varias personas a las puertas del recinto para disfrutar del encuentro de fútbol entre Francia y Alemania.
"En la memoria de Manuel Dias y en respeto los muchos heridos y víctimas del terrorismo en este lugar, la noche del 13 de noviembre de 2015", rezaba la placa.
A pesar de las cámaras, las ceremonias están transcurriendo con gran intimidad entre Hollande, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, el primer ministro, Manuel Valls, y los familiares de los fallecidos, con los que están hablando en privado.
A continuación, los representantes del Gobierno francés han avanzado hacia la calle de la Fontaine au Roi, en el distrito 11, para dar a conocer una segunda placa, situada cerca de la cafetería-restaurante Ala Bonne Biere, donde fallecieron otras cinco personas, a cuyos nombres -- Nicolas Degenhardt, Lucie Dietrich, Elif Dogan, Milko Jozic y Kheir-Eddine Sabhi -- ha ido dedicada.
UNA NOCHE DE HORROR
Nueve terroristas sembraron el pánico la noche del 13 de noviembre de 2015, repartidos en distintas zonas de la capital gala.
Tres de ellos se inmolaron y mataron a una persona junto al Estadio de Francia, en Saint-Denis, mientras que otros tres dispararon de forma indiscriminada contra bares y terrazas de la zona centro y dejaron 39 víctimas mortales.
El escenario más trágico fue la sala de conciertos Bataclan, asaltada a golpe de fusiles y explosivos mientras el grupo Eagles of Death Metal ofrecía un concierto. Noventa personas fallecieron en un centro que precisamente celebró este sábado su reapertura con un recital del artista inglés Sting.