Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hezbolá pide a Al Mustaqbal que "ponga fin a sus dudas" y respalde a Aoun para la Presidencia

El 'número dos' del partido milicia chií libanés Hezbolá, Naim Qassem, ha pedido este domingo al Movimiento Al Mustaqbal que "ponga fin a sus dudas" y acuerde respaldar la candidatura del líder del Movimiento Patriótico Libre (FPM), Michel Aoun, a la Presidencia del país.
"Los días han demostrado que hay un camino específico a la Presidencia. Los que quieran elegir a un presidente tienen una ruta que tomar, y lleva al general Michel Aoun", ha dicho.
Así, ha recalcado que "las potencias internacionales y regionales, el Consejo de Seguridad (de Naciones Unidas) y la Liga Árabe no podrán cambiar este curso", según ha informado el diario libanés 'An Nahar'.
"Sean positivos o negativos, los acontecimientos en la región no cambiarán el curso de Líbano. Aplazar la elección del presidente no cambiará la ecuación y sólo producirá un mayor vacío, parálisis y daño de los intereses de la población", ha argumentado.
En este sentido, Qassem ha apuntado que "si se alcanza un acuerdo sobre la elección de Aoun como presidente, Hezbolá participará en una sesión parlamentaria para votar".
Aoun, líder del principal partido cristiano del país, cuenta con el respaldo de Hezbolá, pero con la oposición de Al Mustaqbal, cuyo líder, el exprimer ministro Saad Hariri, respaldó públicamente en diciembre de 2015 al líder del Movimiento Marada, Suleiman Franjieh.
El sistema político libanés contempla que la Presidencia del país debe ser ocupada por un cristiano, mientras que el primer ministro debe ser suní y el presidente del Parlamento, chií.
La falta de acuerdo sobre el sucesor de Michel Suleiman --quien abandonó el cargo en mayo de 2014-- ha llevado al país a sufrir el vacío presidencial más largo en su historia, si bien la situación no ha derivado en un conflicto armado, tal y como ocurrió en 1988 y en 2008.
En las dos ocasiones anteriores, las diferencias a la hora de seleccionar al presidente se saldaron con acuerdos regionales, una opción que parece distante en estos momentos debido a la inestabilidad que sufre Oriente Próximo.