Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Herido un soldado tras dos ataques en el Sinaí que se saldan con la muerte de diez milicianos

Al menos un soldado ha resultado herido y diez milicianos han muerto este miércoles en dos ataques contra puestos de control en la localidad egipcia de Sheij Zuweid, situada en el norte de la península del Sinaí.
Fuentes de seguridad citadas por el diario local 'Al Masry al Youm' han señalado que los ataques desencadenaron tiroteos entre las fuerzas de seguridad y los milicianos, asegurando que fueron repelidos.
"Las tropas fueron capaces de hacer frente al ataque, matando a diez terroristas y destruyendo dos vehículos y dos motocicletas", han dicho estas fuentes.
Los ataques han tenido lugar dos días después de la muerte de nueve policías en dos atentados contra puestos de control de las fuerzas de seguridad en el norte de la península del Sinaí. El grupo yihadista Estado Islámico ha reclamado la autoría de los mismos.
El primer ataque ocurrió en el control de El Matafe, en la ciudad de El Arish, cuando una veintena de milicianos atacaron el lugar con granadas autopropulsadas y un coche con explosivos. Ocho policías y un civil murieron y once policías y diez civiles resultaron heridos. Además murieron cinco atacantes y tres más fueron heridos.
Por otra parte, otro grupo de milicianos atacó el control de El Masaid, en la carretera del Anillo, también en el norte de la región egipcia del Sinaí. Un recluta de la Policía murió en el tiroteo.
El Ejército de Egipto anunció el 16 de octubre el inicio de una nueva ofensiva a gran escala contra "elementos terroristas" en el norte y el centro de la península del Sinaí.
Se trata de la segunda campaña lanzada por el Ejército desde la 'Operación Derecho del Mártir', que arrancó en septiembre de 2015 con el objetivo declarado de acabar con la insurgencia en la península.
Egipto se enfrenta a una insurgencia principalmente en la zona del Sinaí que ha acabado con la vida de cientos de soldados y agentes de la Policía desde mediados de 2013, cuando el entonces jefe del Ejército y ahora presidente, Abdelfatá al Sisi, derrocó al presidente islamista Mohamed Mursi tras una serie de protestas.
Si bien los ataques más mortíferos han tenido lugar en el Sinaí, también se han perpetrado atentados contra las fuerzas de seguridad tanto en El Cairo como en otras ciudades. También han muerto cientos de presuntos terroristas en operaciones militares.