Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hamás denuncia la "peligrosa escalada" que supone el bombardeo israelí en Gaza

El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) ha denunciado que el bombardeo de la aviación israelí sobre la Franja de Gaza supone una "peligrosa escalada" de la situación. El ataque, que no causó daños personales, es el primer bombardeo israelí sobre Gaza desde el fin de la operación 'Margen Protector', en agosto.

La aviación israelí bombardeó unas instalaciones de entrenamiento de Hamás en la localidad de Jan Yunís en represalia por el lanzamiento de cohetes desde Gaza contra territorio israelí. Estos incidentes hacen temer por el frágil alto el fuego pactado entre ambas partes.
El Ejército israelí ha informado de un impacto directo sobre una "infraestructura terrorista" utilizada por las Brigadas Ezzedin al Qassam, brazo armado de Hamás, según recoge el diario israelí 'Yedioth Aharonoth'. "El ataque es una respuesta al disparo de cohetes de alta trayectoria hacia territorio israelí", ha explicado un portavoz militar.
Sin embargo, el grupo islamista palestino niega que fueran objetivos militares. "El ataque israelí de anoche sobre pescadores y agricultores supone una peligrosa escalada. Pedimos a la comunidad internacional que asuma su responsabilidad por la agresión israelí", señala Hamás en un comunicado recogido por 'Yedioth'.
"La resistencia tiene derecho a responder a la agresión israelí en el momento y lugar que elija", ha advertido un dirigente de Hamás, Ismail al Ashqar.
El cohete cayó en territorio israelí poco antes del mediodía del viernes, en una zona desértica de la región de Eshkol. Se trata del tercer impacto de un cohete gazací en territorio israelí desde el fin de las hostilidades del pasado verano en las que murieron unos 2.150 palestinos, la gran mayoría civiles, y 72 israelíes, 66 de ellos militares.