Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hahn pide a los países de la UE cambiar su postura hacia Turquía y buscar nuevas relaciones con Ankara

El comisario de Política Europea de Vecindad y Negociaciones de Ampliación de la Unión Europea (UE), Johannes Hahn, ha pedido este lunes a los países del bloque cambiar su postura hacia Turquía y buscar nuevas relaciones con el país euroasiático.
"La situación actual no es sostenible, ni para ellos ni para nosotros", ha defendido, afirmando que no hay tiempo que perder mientras que analizan las relaciones entre el bloque y Turquía, según ha informado el diario 'Financial Times'.
"Debemos decir 'De acuerdo, limpiemos la mesa de todo lo que teníamos y miremos a lo que podría ser una forma futura de cooperación", ha manifestado, agregando que "elementos de algunas cosas que ya existían podrían seguir sobre la mesa".
Turquía sigue siendo un país candidato a unirse a la UE, si bien su presidente, Recep Tayyip Erdogan, advirtió recientemente de que esto podría cambiar si el 'sí' se imponía en el referéndum constitucional, como finalmente ocurrió.
Hahn ha sostenido que Turquía podría seguir en el proceso de acceso si pone fin a su alejamiento de los valores europeos. "Estoy a favor de algo que sea una estructura más sostenible a largo plazo", ha dicho.
En este sentido, ha indicado que debe existir una alternativa "realista" y "real", argumentando que "el debate artificial" sobre la entrada de Turquía en la UE ha minado sus relaciones.
Los ministros de Asuntos Exteriores de los Veintiocho y la Eurocámara discutirán el próximo 28 de abril los acontecimientos "actuales" de la agenda internacional, incluida la situación en Turquía tras el referéndum que otorgó plenos poderes a Erdogan, en el marco de su reunión informal conocida como Gymnich en La Valeta, bajo presidencia maltesa de la UE.
Las relaciones entre la UE y Turquía se han deteriorado enormemente a raíz de la campaña de represión contra la población emprendida por el Gobierno turco en respuesta al fallido intento de golpe de Estado del pasado mes de julio, aunque las negociaciones de adhesión apenas han avanzado en los últimos años, entre otros motivos por los retrocesos en materia democrática y libertades fundamentales en Turquía y las dudas sobre la adhesión turca en países como Alemania y Francia.
Austria ha sido el único país que abiertamente ha venido reclamando desde agosto suspender las negociaciones con Turquía, algo que también reclamó la Eurocámara el pasado mes de noviembre, aunque la UE ha evitado hasta ahora la suspensión consciente de la relación estratégica con Turquía para frenar el paso de inmigrantes a través del Egeo y combatir el terrorismo yihadista.
Ibrahim Kalin, portavoz de la Presidencia de Turquía, ha asegurado este mismo lunes que las relaciones entre su país y la UE mejorarían si el bloque aplica los términos del acuerdo migratorio firmado en marzo de 2016.
El Gobierno turco ha recibido tan solo 790 millones de euros del total de 3.000 millones que la Unión Europea prometió que le proporcionaría en el marco de un acuerdo para frenar el flujo de inmigrantes desde Turquía a países del bloque.
A mediados de este mes, el ministro de Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, advirtió de que su Gobierno podría revisar e incluso suspender el acuerdo migratorio firmado con la UE hace más de un año si no se producen avances en el levantamiento de visados para los ciudadanos turcos.