Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW denuncia el secuestro en Laos de un activista tailandés contrario a la junta militar

La organización no gubernamental Human Rights Watch ha denunciado que el activista tailandés Wuthipong Kachathamakul, contrario a la junta militar que gobierna el país desde mayo de 2014, ha sido secuestrado en Laos por hombres armados, por lo que ha reclamado a las autoridades del país que investiguen lo sucedido.
En un comunicado, la ONG ha dicho que Wuthipong, también conocido como Ko Tee y miembro del movimiento de los 'camisas rojas', fue secuestrado en Vientiane el 29 de julio por un grupo de hombres armados y encapuchados.
"El 29 de julio, en torno a las 9.45 horas, un grupo de unos diez hombres armados vestidos de negro y con pasamontañas asaltaron a Wuthipong, a su mujer y a un amigo cuando estaban a punto de entrar en la casa de Wuthipong en Vientiane, según varios testigos entrevistados por HRW", ha señalado la organización no gubernamental.
Los asaltantes golpearon a las tres personas, les dispararon con pistolas paralizantes, les ataron las manos con bridas de plástico, les taparon los ojos y les amordazaron, según los testigos. Tras la agresión, se llevaron a Wuthipong en un coche hacia un lugar desconocido y dejaron en el lugar a su mujer y a su amigo.
La mujer y el amigo han asegurado que los asaltantes hablaban tailandés entre ellos y que han denunciado los hechos antes las autoridades de Vientiane. El director para Asia de Human Rights Watch (HRW), Brad Adams, ha reclamado a las autoridades de Laos que investiguen a fondo el secuestro y ha dejado claro que el suceso no debe ser "silenciado ni escondido bajo la alfombra.
"El Gobierno de Laos tiene que actuar rápidamente para determinar los hechos e informar públicamente sobre sus conclusiones, incluyendo una estimación del paradero de Wuthipong y quién podría ser el responsable de este delito que se ha llevado a cabo de forma tan osada en su propia capital", ha subrayado.
HRW ha recalcado que las autoridades de Laos deben hacer todo lo posible para encontrar a Wuthipong "si todavía está en Laos" y deben adoptar medidas "inmediatas" para perseguir a los implicados en el secuestro.
Además, el Ejecutivo de Laos debería permitir que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) abra una oficina en Vientiane para dar protección a las personas que huyen de la persecución política en Tailandia.
Este lunes, el vice primer ministro tailandés, el general Prawit Wongsuwan, y el jefe del Ejército, el general Chalermchai Sitthisart, aseguraron que no tienen conocimiento del secuestro de Wuthipong y que no han recibido ninguna comunicación al respecto de las autoridades de Laos.
Wuthipong operaba una red de radios comunitarias afiliada al movimiento de los 'camisas rojas' en la provincia de Pathum Thani. Sus programas son conocidos por tener una clara posición antimonárquica. Las autoridades de Tailandia le han acusado reiteradamente de utilizar sus programas de radios para llamar a la violencia y de estar alentando los disturbios contra el Gobierno.
Adamas ha recordado al Gobierno de Laos que tiene la "responsabilidad" de averiguar qué le ha pasado a Wuthipong y de "identificar a todos los responsables" de su secuestro, "independientemente de las consecuencias políticas". "Las organizaciones extranjeras donantes y los Gobiernos con relaciones con Laos deberían hablar alto ahora para presionar a Vientiane para responder sobre lo que le ha ocurrido a Wuthipong", ha concluido.