Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW asegura que la orden ejecutiva sobre inmigración de Trump no contribuirá "en absoluto" a parar el terrorismo

Human Rights Watch (HRW) ha advertido este lunes de que la orden ejecutiva sobre inmigración aprobada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el pasado viernes no contribuirá "en absoluto" a detener el terrorismo y otras amenazas a la seguridad nacional, tal y como defiende.
El decreto presidencial suspende durante cuatro meses las concesiones del estatus de refugiado, impone una moratoria provisional --durante tres meses-- a la entrada de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana y paraliza el Programa de Admisión de Refugiados.
"Es probable que el último decreto de Trump perjudique a las personas que más ayuda necesitan", ha señalado Grace Meng, investigadora de HRW sobre Estados Unidos, en referencia a todas aquellas que "huyen de contextos de violencia y terrorismo".
"La decisión de reducir drásticamente el programa de refugiados dejará a decenas de miles de personas en riesgo de persecución o expuestas a peligros peores e implicará abandonar el liderazgo estadounidense en un tema absolutamente crucial", ha criticado la investigadora.
HRW ha señalado que este decreto no tiene "en cuenta que los refugiados identificados con fines de reubicación en Estados Unidos" son, según la legislación nacional, personas que requieren una "consideración humanitaria especial", que han sido investigadas y evaluadas de manera rigurosa y exhaustiva.
Los refugiados acogidos a este programa proceden de diferentes de partes del mundo y profesan diferentes religiones. No obstante, la organización ha recordado que todos ellos tienen en común que huyen de situaciones de persecución.
La ONG ha señalado que incluso antes de la orden ejecutiva de Trump muchos refugiados quedaban excluidos a pesar de reunir los requisitos debido, principalmente, al rigor de los procedimientos para ofrecer el estatus de refugiado, por lo que sugiere que debería replantearse esta medida.