Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW pide a la comunidad internacional que aumente los esfuerzos ante la crisis de refugiados

Human Rights Watch (HRW) ha instado este martes a la comunidad internacional a que aumente sus esfuerzos para paliar los efectos de la crisis migratoria y que comparta la responsabilidad de los millones de personas desplazadas por la violencia, la represión y la persecución.
El próximo 19 de septiembre la Asamblea General de la ONU se reunirá con el objetivo de "unir a los países para llevar a cabo una acción más humana y cercana respecto a los refugiados". Por otro lado, el 20 de septiembre, el presidente estadounidense, Barack Obama, ha convocado una "Cumbre de Líderes" que también tratará de buscar mejoras a cómo se está gestionando la crisis de los refugiados.
Human Rights Watch ha apuntado que debido a la escala de la crisis y a las "reacciones populistas" en muchas partes del mundo se necesitan acciones concretas para llegar a objetivos previamente establecidos, como los de duplicar los lugares de reasentamiento y incrementar la ayuda general en un 30 por ciento, así como lograr que un millón de niños refugiados tengan acceso a la escuela y que un millón de adultos puedan ejercer su derecho a trabajar.
"Millones de vidas penden de un hilo", ha asegurado el director ejecutivo de Human Rights Watch, Kenneth Roth. "No se trata solo de más dinero o de más acogidas, sino también de consolidar los principios legales de protección hacia los refugiados", ha añadido Roth.
La organización además ha criticado que los países más ricos del mundo han fracasado en ayudar a los países que más sufren la crisis de los desplazados. Un ejemplo es el plan de la Unión Europea firmado en julio de 2015 por el cual los países de la comunidad se comprometían a reubicar a 22.500 refugiados, pero un año después solo se habían reubicado 8.268, con diez países sin reubicar ni uno.
Human Rights Watch también ha pedido el fin del acuerdo de la Unión Europea con Turquía por el cual Ankara se compromete a acoger a los refugiados que lleguen a Grecia, alegando que Turquía no se trata de un tercer país seguro ya que los desplazados sufren abusos y la situación política del país está a punto de desmoronarse.