Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW denuncia "brutales" palizas policiales a los detenidos en Kiev

La ONG pro Derechos Humanos Human Rights Watch (HRW), ha denunciado que la Policía ucraniana propinó "brutales" palizas a numerosas personas detenidas en la manifestación contra el Gobierno de Ucrania celebrada el pasado 20 de enero en la capital, Kiev. Además, la difusión de un vídeo de un detenido desnudo bajo la nieve ha generado una ola de críticas en Ucrania, especialmente en el seno de una comunidad opositora que habla incluso de "tortura".

Entre los agredidos se encuentra un joven de 17 años que asegura que fue golpeado, desnudado y finalmente acuchillado en un glúteo y en el muslo por miembros de la Policía antidisturbios en represalia por las heridas causadas a un compañero por los manifestantes. El joven, identificado por la organización como Mikhailo Niskoguz, recibió golpes durante 10 minutos. Los médicos le diagnosticaron una conmoción y cinco huesos rotos.
"La Policía de Kiev se enfrenta a difíciles problemas, pero nada puede justificar las brutales palizas que hemos documentado", ha declarado la investigadora de HRW en Ucrania, Yulia Gorbunova. "La Policía ucraniana torturó a Niskoguz, y eso es inapelable", ha remachado.
Según el testimonio de Niskoguz, junto a él estaban hospitalizadas varias personas que también denunciaban haber sido objeto de actos de brutalidad policial.
HRW ha exigido a las autoridades ucranianas no solo una investigación de estos abusos, sino que se aclare lo antes posible las circunstancias en las que falleció el manifestante Yuri Verbitsky, cuyo cuerpo sin vida apareció el pasado día 22 tras haber sido secuestrado del hospital donde estaba siendo atendido. HRW sospecha que el grupo de secuestradores actuó en connivencia con la Policía ucraniana, a raíz de las declaraciones del hombre que fue secuestrado junto a Verbitsky, el activista Igor Lutsenko.
Según parece, los captores dijeron a Lutsenko que sería trasladado a una comisaría de Policía una vez terminado el trance, y el propio Lutsenko advirtió que los secuestradores estaban bien organizados, funcionaban de manera jerárquica, y dedicaron gran parte del tiempo a preguntar a ambos hombres sobre sus relaciones con el movimiento antigubernamental. Lutsenko testificó que oyó cómo Verbitsky era golpeado en la habitación de al lado, así como sus gemidos y sollozos.
Verbitsky fue hallado muerto el día 22. Un informe preliminar del hospital apunta que falleció por hipoterma. HRW no ha podido acceder a información adicional. "El secuestro de ambos hombres dejó a uno con heridas graves y a otro muerto. Es necesaria una investigación exhaustiva y transparente", ha concluido Gorbunova.