Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW pide a la UE que asuma su responsabilidad de acoger a solicitantes de asilo y proteja sus derechos

Advierte de que intentar limitar sus derechos no frenará a los movimientos "antiinmigrantes populistas"
Human Rights Watch (HRW) ha pedido a los líderes de la Unión Europea que cambien las políticas migratorias para asumir y compartir la responsabilidad de acoger a los solicitantes de asilo y proteger sus derechos, al tiempo que ha advertido de que limitar estos derechos no frenará a los "movimientos antiinmigrantes populistas".
"El hecho de que la Unión Europea no haga frente a sus responsabilidades y limite los derechos de los refugiados no evitará los movimientos antiinmigrantes populistas y perjudicará tanto a las personas en busca de un hogar, como a la posición global de la UE", ha subrayado la directora asociada para Europa y Asia Central de HRW, Judith Sunderland. "El liderazgo europeo nunca ha sido tan importante como hasta ahora", ha añadido.
Este jueves, los jefes de Estado de los 28 países de la Unión Europea se reunirán en Bruselas para evaluar la cooperación migratoria con algunos países africanos, determinar la aplicación del acuerdo entre Turquía y la UE para frenar la llegada de inmigrantes en barco hasta las islas griegas y discutir propuestas para la reforma de las políticas de asilo.
Los problemas del acuerdo entre Turquía y la Unión Europea y la iniciativa conocida como 'migration compact' para financiar los esfuerzos para contener la presión migratoria con eurobonos demuestran el creciente interés de la Unión Europea en política exterior, según HRW. En este sentido, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Filippo Grandi, ha advertido sobre el riesgo que tiene incentivar a los gobiernos para que pongan en marcha estrictas políticas que bloqueen la libertad de movimiento. HRW ha señalado que esta situación crearía un gran impacto sobre los refugiados en busca de lugares seguros donde vivir.
El pasado 8 de diciembre, la Comisión Europea propuso cambios en el acuerdo entre la UE y Turquía que harían más complicado para las familias vulnerables en Europa evitar ser trasladados a la fuerza de nuevo a Turquía. Aunque las propuestas incluyan aspectos positivos, el acuerdo reduciría la protección y los valores de los refugiados, según HRW.
La ONG ha señalado que la mala gestión y la falta de acción colectiva entre los miembros de la Unión Europea están causando dificultades innecesarias a los inmigrantes que solicitan asilo. Más de 62.500 refugiados continúan estancados en Grecia y la política de la UE está agravando las condiciones y tensiones en las islas griegas, a juicio de HRW, que ha dejado claro que el sistema de asilo en Italia también es cada vez más abrumador.
Tras señalar que el plan de reubicación de refugiados no ha logrado apenas aliviar la tensión en estos dos países ni ayudar a las personas en busca de protección, HRW ha recordado que sólo 8.162 personas han sido reubicadas a otros países de la Unión Europea, es decir, un 5 por ciento del objetivo inicial de 160.000 personas.
Desde principios de 2016, más de 350.000 personas han llegado a la Unión Europea por mar, dividiéndose casi por igual entre Italia y Grecia. A pesar de los esfuerzos realizados por equipos de rescate de organizaciones no gubernamentales y miembros de la UE, más de 4.700 personas han muerto o han desaparecido en el mar sólo en este año.