Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW insta a Tailandia a abrir una investigación sobre la muerte de un paquistaní en un centro de detención

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha instado al Gobierno de Tailandia a abrir "inmediatamente" una investigación sobre la muerte de un hombre paquistaní en un centro de detención de inmigrantes y ha destacado la importancia de acabar con los arrestos indefinidos de refugiados y solicitantes de asilo en el país.
El paquistaní de 36 años Ijaz Masih sufrió un paro cardiaco tras permanecer detenido de forma ilegal durante un año en el Centro de Detención de Inmigrantes de Bangkok, la capital del país, según ha indicado la organización.
"Las autoridades de Tailandia están poniendo en grave peligro las vidas de aquellos que buscan protección en calidad de refugiados", ha aseverado el director de HRW para Asia, Brad Adams.
"La muerte de Ijaz Masih debe suponer una llamada de atención para acabar con este tipo de políticas abusivas de encarcelamiento de refugiados y solicitantes de asilo", ha añadido.
Masih, que se encontraba a la espera de ser admitido como solicitante de asilo, murió en el Hospital General de la Policía tras ser trasladado.
Masih, un paquistaní cristiano, había huido de su país de origen, donde se enfrentaba a la discriminación y a cargos por blasfemia. Según la legislación tailandesa, los migrantes con estatus de inmigrante irregular deben ser detenidos al entrar en el país.
HRW ha alertado de que muchos de estos centros carecen del espacio suficiente para tan alto número de detenidos, tienen una mala ventilación, no tienen de acceso a servicios médicos y no cubren las necesidades básicas de los presos.
El movimiento de los detenidos queda relegado a pequeñas celdas donde apenas tienen espacio suficiente para tumbarse o sentarse, según ha señalado la organización, que ha manifestado que los niños a menudo comparten celda con adultos.
"El Gobierno tailandés debe reconocer que su sistema punitivo de detención de los solicitantes de asilo es inhumano y contraproducente", ha manifestado Adams. "Castigar a aquellos que huyen de unas condiciones terribles en sus lugares de origen sólo agrandará su miseria", ha añadido.
HRW ha señalado que las autoridades de Tailandia, que carece de un procedimiento de tramitación de solicitudes de asilo afín a los estándares a nivel internacional, deben respetar las directrices del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).