Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW denuncia que cientos de niños que viajan solos a Grecia permanecen detenidos en condiciones deplorables

Según la ONG, la Unión Europea debe intervenir para redistribuir a los inmigrantes y acabar con las detenciones de los menores
La Policía de Grecia ha estado reteniendo de forma sistemática a cientos de niños refugiados en celdas pequeñas y antihigiénicas en centros de detención y comisarías, según ha denunciado la ONG Human Rights Watch (HRW), que ha señalado que los menores llegan al país sin acompañantes y se enfrentan a condiciones de extrema pobreza.
En el informe '¿Por qué me retienes aquí?: Niños sin acompañantes detenidos en Grecia', HRW ha analizado la detención arbitraria y prolongada de niños en el país, lo que supone una violación del Derecho Internacional y de la legislación griega. Según la ONG, los niños permanecen detenidos en condiciones antihigiénicas y, en ocasiones, comparten la celda con adultos a los que no conocen.
"Las autoridades griegas dicen que las detenciones se llevan a cabo para proteger a los menores, pero estos permanecen encerrados en este tipo de celdas junto a tantas personas que eso es precisamente lo último que necesitan", ha indicado Rebecca Riddell, investigadora de HRW en Europa.
"Estamos hablando de niños que están solos y que han huido de sus lugares de origen, la mayoría para escapar de la violencia. Tanto Grecia como la Unión Europea deberían desempeñan una mejor labor a la hora de ofrecer a estos menores el cuidado que merecen", ha añadido.
Las autoridades griegas han registrado este año más de 3.300 niños solicitantes de asilo, de los cuales 161 han sido detenidos. A pesar de que los niños que se encuentran desacompañados deben ser atendidos de manera específica debido a sus necesidades, el sistema de refugiados griego ha colapsado y los menores se han visto sometidos a lo que el Gobierno considera una "custodia protectora", según HRW.
La legislación griega establece que los menores pueden ser detenidos 25 días hasta ser trasladados a un refugio y que, en casos extremos, pueden ser retenidos hasta 45 días. Sin embargo, la ONG ha registrado numerosos casos de menores que han sido detenidos durante periodos de tiempo mucho más largos.
CONDICIONES PRECARIAS
Los menores se enfrentan a condiciones muy precarias durante su detención. Algunos son retenidos en celdas junto a adultos a los que no conocen, lo que aumenta el riesgo de que sufran todo tipo de abusos, según ha denunciado HRW, que ha señalado que durante las investigaciones, varios niños manifestaron haber sido humillados por la Policía durante los arrestos.
En Grecia existen únicamente 800 centros de detención para niños sin acompañantes, según el Centro Nacional para la Solidaridad. En agosto, todos los centros se encontraban completamente llenos. El plan de emergencia de redistribución de refugiados de la Unión Europea no ha significado un gran cambio.
El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, ha instado en diversas ocasiones a acelerar el traslado de solicitantes de asilo desde Grecia hacia otros países del bloque comunitario a través de la reunificación familiar y la redistribución.
Según HRW, el Gobierno griego debe garantizar que existan suficientes alternativas para acabar con las detenciones de menores sin acompañantes.
"Las autoridades de Grecia se enfrentan a un verdadero reto debido al gran número de llegadas, pero esto no implica que el Gobierno tenga una menor responsabilidad a la hora de proteger a los niños", ha aseverado Riddell. "Para ello es necesario que los países de la Unión Europea trasladen urgentemente a estos niños a otros países del bloque comunitario", ha añadido.