Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW denuncia que el Gobierno nepalí no está tomando las medidas necesarias para erradicar el matrimonio infantil

El Gobierno de Nepal ha ampliado a 2030 la fecha límite para acabar con el matrimonio infantil en el país, según ha denunciado la ONG Human Rights Watch (HRW), que ha señalado que las autoridades no están tomando todas las medidas necesarias para lograr erradicar esta práctica.
En el informe 'Nuestro momento para cantar y jugar: Matrimonio infantil en Nepal', la ONG analiza los motivos económicos y sociales que provocan el matrimonio infantil, así como las consecuencias del mismo. Nepal es el tercer país de Asia con mayor número de menores obligados a casarse.
A pesar de que la edad mínima legal en Nepal para casarse es de 20 años, el 37 por ciento de las niñas han contraído matrimonio antes de cumplir los 18 años y un 10 por ciento de las menores se han casado antes de cumplir los quince, según HRW, que ha indicado que un 11 por ciento de los niños se casan antes de los 18.
"Muchos niños en Nepal, tanto niños como niñas, se quedan sin futuro al contraer matrimonio", ha aseverado Heather Barr, investigadora de HRW sobre la situación de los Derechos Humanos. "El Gobierno prometió una serie de reformas, pero en los pueblos y localidades nepalíes nada ha cambiado".
El matrimonio infantil es ilegal en Nepal desde 1963. Sin embargo, según HRW, la Policía no previene ni impide que se lleve a cabo esta práctica. En muchas ocasiones, las autoridades registran los matrimonios a pesar de constituir un delito. Según la ONG, la pobreza, la presión social, el trabajo infantil y la falta de acceso a la educación se encuentran entre los principales factores responsables del matrimonio infantil.
UNA PRÁCTICA COMÚN ENTRE LOS MÁS POBRES
Los menores que se ven forzados a casarse son más vulnerables ante la violencia y las enfermedades de transmisión sexual, según ha denunciado la organización, que ha resaltado que la falta de voluntad política por parte del Gobierno para erradicar por completo esta práctica hace que el matrimonio infantil siga constituyendo una forma significativa de obtener dinero por parte de las familias más pobres.
La falta de información sobre salud sexual y reproducción pone en peligro la vida de las menores. "Tenía un matrimonio concertado y no podía negarme. Tampoco podía decidir nada sobre si quería o no tener un hijo", ha afirmado Nutan C., de 21 años, que se casó a los 16 y tiene dos hijos.
El Gobierno de Nepal ha trabajado con la ONU y varias organizaciones no gubernamentales para desarrollar el plan de Estrategia Nacional para Acabar con el Matrimonio Infantil. Sin embargo, la iniciativa se está desarrollando de forma paulatina y la estrategia no contiene todas las medidas necesarias para terminar con la situación de cara a 2030.
"Hemos entrevistado a un gran número de adolescentes que lloraban la muerte de sus hijos. Esas historias son intolerables y se pueden evitar. Acabar con el matrimonio infantil en Nepal requiere que se reformen las leyes. El Gobierno ha prometido que se producirá un cambio y ese cambio tiene que empezar ya", ha zanjado Barr.