Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW critica la convocatoria de la Constituyente y pide a Maduro que respete los derechos de la Carta Magna

El director de la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) para América, José Miguel Vivanco, ha criticado este martes la decisión, adoptada en la víspera, del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de convocar una Asamblea Constituyente y le ha instado a respetar los derechos previstos en la Carta Magna que firmó su predecesor, Hugo Chávez.
"El 1 de mayo, el presidente Nicolás Maduro anunció que su Gobierno organizará elecciones para realizar una Asamblea Constituyente y elaborar una nueva Constitución", ha explicado en un breve comunicado.
"Sin embargo, lo que debería estar haciendo ahora, sin más demoras, es respetar los derechos consagrados en la Constitución existente, que fue adoptada por su predecesor Hugo Chávez y contiene garantías básicas que el Gobierno está violando", ha continuado.
Vivanco ha recordado que la solución a la situación que vive el país exige "fijar una fecha para las elecciones regionales, que debieron realizarse el año pasado", así como la liberación de los considerados presos políticos, entre ellos, el dirigente de Voluntad Popular, Leopoldo López, en la prisión militar de Ramo Verde desde febrero de 2014.
Asimismo, el director de HRW para América ha insistido en la necesidad de "restablecer la independencia judicial y los poderes de la Asamblea Nacional", declarada por el Gobierno en desacato, y de "aceptar asistencia internacional humanitaria para satisfacer las necesidades más básicas".
"La propuesta de Maduro de escribir una nueva Constitución no debería usarse para distraer la atención de su abierta violación de los derechos consagrados en la Constitución existente", ha concluido.
En la víspera, Maduro firmó sendos decretos, uno para convocar una Asamblea Constituyente en el país y otro para instalar la Comisión Presidencial, que será el organismo encargado de activar la mencionada Constituyente, según la agencia estatal venezolana de noticias, AVN.
Horas antes, Maduro había anunciado la convocatoria de una Asamblea Constituyente con vistas a la proclamación de la VI República conforme a las competencias que le otorga el Artículo 347 de la Constitución venezolana.
"Convoco el poder constituyente originario para lograr la paz que necesita la República, para derrotar al golpe fascista y para que sea el pueblo, con su soberanía, quien imponga la paz, la armonía y el diálogo nacional verdadero", manifestó.
"Es la hora. Es el camino. No dejaron más alternativa", indicó, sujetando un ejemplar de la Constitución del país, que ha descrito como "hija de (el fallecido presidente Hugo) Chávez".
"¿Quieren diálogo? Poder Constituyente. ¿Quieren paz? Poder Constituyente. ¿Quieren elecciones? Poder Constituyente. Originario, plenipotenciario, popular, obrero, comunal", resaltó.
El presidente venezolano recalcó que asume "todas las consecuencias y responsabilidades" y ha llamado a la población "a prepararse para una gran victoria constituyente". "Victoria, victoria, victoria popular", manifestó.
"Convoco a la unión cívico-militar. Un golpe de Estado como el que está activado, ya lo sabemos bien, sólo se derrota con la unión cívico-militar y con la Constitución en la mano", remachó.
LA RESPUESTA DE LA OPOSICIÓN
Inmediatamente después de las declaraciones de Maduro, el gobernador del estado venezolano de Miranda y líder opositor, Henrique Capriles, tildó de "fraude" la Asamblea Constituyente convocada por Maduro, pidiendo a la población que "desobedezca semejante locura".
"¡Frente al fraude constitucional de constituyente que acaba de anunciar el dictador, pueblo a la calle y a desobedecer semejante locura!", indicó en un mensaje publicado a través de su cuenta en la red social Twitter.
Poco después, el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Julio Borges, acusó a Maduro de estar "disolviendo la democracia y la República".
"Que le quede claro al mundo, que le quede claro al pueblo venezolano. Lo que se anunció hoy no es una Constituyente. Es una estafa para engañar al pueblo con un mecanismo que no es otra cosa que agravar el golpe de Estado en Venezuela", recalcó.
Así, ha acusado al mandatario de "buscar, con la Constitución, destruir la propia Constitución, la democracia y el voto en Venezuela". "Es el golpe de Estado más grave en la historia venezolana", agregó.
"Lo que ha hecho Nicolás Maduro hoy es tratar de destruir el voto en Venezuela convocando a un parapeto, a un fraude, a una estafa, poniéndole la etiqueta de Constituyente", reiteró.
El presidente de la Asamblea Nacional dijo que "lo que está proponiendo Nicolás Maduro, en su desesperación, es precisamente que Venezuela más nunca logre votar en unas elecciones libres, directas y democráticas".
"Frente a eso tenemos que plantarnos todos, como un solo hombre y una sola mujer, para conquistar la libertad y la dignidad del pueblo venezolano", apostilló.