Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guterres acusa a Trump de ir "contra los principios y valores fundamentales"

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha asegurado que el establecimiento de sesgos en las fronteras por razones de nacionalidad o religión "va contra los principios y valores fundamentales en los que se basa la sociedad", en una velada alusión al decreto migratorio promulgado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
Guterres ha reconocido que los países tienen el derecho --"e incluso la obligación"-- de gestionar el flujo de personas en sus fronteras, para evitar, entre otras cosas, la entrada de miembros de organizaciones terroristas. Sin embargo, ha advertido de que hay límites, según un comunicado de su portavoz.
En este sentido, ha subrayado que "cualquier forma de discriminación" contraviene principios básicos y genera "ansiedad y enfado" que puede actuar a su vez como "propaganda" de los grupos terroristas a los que se quiere combatir. Además, ha puesto en duda la eficacia de medidas de este tipo, si bien no ha hecho referencia directa a la orden de Trump.
Guterres también ha aprovechado para expresar su preocupación por las decisiones que pueden perjudicar la "integridad" del régimen internacional de protección para los refugiados, en la medida en que estas personas en situación vulnerable cada vez se encuentran "con las fronteras más cerradas".
Trump ha prohibido durante 90 días la entrada de ciudadanos de Irak, Irán, Siria, Libia, Sudán, Somalia y Yemen y ha paralizado la acogida de refugiados. El presidente ha atribuido esta polémica medida a la necesidad de proteger a Estados Unidos de la entrada de potenciales terroristas.