Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guterres aplaude a Sri Lanka por el establecimiento de la Oficina de Personas Desaparecidas

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha aplaudido este jueves al Gobierno de Sri Lanka por el establecimiento de la Oficina de Personas Desaparecidas, que ha descrito como "un hito importante" para el país.
"Naciones Unidas está dispuesta a apoyar en este proceso", ha indicado el viceportavoz de Guterres, Farhan Haq, quien ha expresado el deseo de la ONU de que la oficina "esté operativa lo antes posible".
El comunicado de Guterres ha sido publicado apenas dos días después de que el relator especial de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos y Antiterrorismo, Ben Emmerson, denunciara el uso "rutinario y endémico" de la tortura contra los detenidos en Sri Lanka por motivos de seguridad, especialmente en el caso de los tamil.
"La comunidad tamil ha cargado con la mayor parte del peso del bien engrasado aparato de tortura estatal", dijo, resaltando que la ley es utilizada de forma desproporcionada contra esta minoría.
Así, afirmó que el 80 por ciento de los sospechosos arrestados bajo la legislación antiterrorista aprobada a finales de 2016 han denunciado torturas y malos tratos.
Emmerson hizo además referencia a la situación de más de una decena de prisioneros detenidos a la espera de juicio desde hace más de diez años, mientras que otros 70 están en esta situación desde hace más de cinco años.
"Estas cifras impactantes son una mancha en la reputación de Sri Lanka", manifestó, solicitando la liberación inmediata de 81 sospechosos y anunciando un diálogo con el Gobierno sobre el proyecto de legislación que debe reemplazar el Acta Antiterrorista.
En este sentido, y tras reconocer los "tremendos desafíos de seguridad" a los que ha hecho frente Sri Lanka en los últimos años, recalcó que los avances hacia la reforma, la justicia y los Derechos Humanos "están virtualmente estancados".
"El Gobierno se ha comprometido a poner fin a la cultura de impunidad, garantizar la rendición de cuentas, la paz y la justicia, lograr una reconciliación duradera y evitar nuevos abusos de los Derechos Humanos", apuntó, aplaudiendo los pequeños signos de progreso.