Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El señor de la guerra Gulbuddin Hekmatyar podría presentarse a las presidenciales afganas de 2019

Gulbuddin Hekmatyar, líder del partido islamista afgano Hezb-e-Islami, podría ser nominado para las elecciones presidenciales de 2019 después de que llegaran a un acuerdo esta semana entre este partido y el gobierno afgano, ha informado la agencia afgana Jaama.
Según ha asegurado el máximo dirigente del partido, Qazi Hakim, Hekmatyar podría postularse en las próximas elecciones. "Todavía es prematuro decir nada, pero no descarto que sea candidato presidencial", ha señalado Hakim.
El mandatario si ha confirmado que Hezb-e-Islami formará parte activa de las próximas elecciones en Afganistán, después de que en anteriores comicios la formación islamista boicoteara los comicios debido a lo que consideran la presencia de "fuerzas de ocupación" en el país.
El acuerdo entre Kabul y Hekmatyar, considerado un 'señor de la guerra', llega tras dos años de negociaciones y ha sido aplaudido por la comunidad internacional. Naciones Unidas señaló que el trato muestra la disposición del gobierno de Afganistán para buscar la paz con los elementos armados antigubernamentales".
"Cualquier acuerdo que contribuya a reducir la violencia y que permita a los afganos a vivir en paz", señaló la misión de la ONU en Afganistán, destacando que da su visto bueno "a los pasos hacia la reconciliación tras décadas de guerra".
Se espera que en el futuro próximo el presidente, Ashraf Ghani, y Hekmatyar firmen el acuerdo final. El líder de Hezb-e-Islami ha sido acusado de graves violaciones de los Derechos Humanos, especialmente durante la guerra civil de los 1990, cuando sus fuerzas fueron acusadas de intensos bombardeos sobre Kabul en los que murieron miles de personas pero apenas ha participado directamente en la insurgencia en los últimos años.
Hezb-e-Islami es el segundo grupo armado más influyente del país después de los talibán. Estados Unidos ha vinculado el grupo a Al Qaeda y a los talibán y Hekmatyar se encuentra en su lista de terroristas desde 2003.