Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Grecia celebra el 'no' con reservas ante las próximas negociaciones con sus acreedores

Grecia ha dicho no a los recortes, no a las políticas de austeridad de Europa y lo ha hecho por una mayoría aplastante. Resultado que los ciudadanos griegos han celebrado echándose a la calle. Miles de personas se han reunido en la plaza Syntagma de Atenas, banderas en mano, con la alegría desbordada por la victoria del 'no' en el referéndum aunque con cautela ante las futuras negociaciones con los acreedores.

El 'no' en la consulta ha ganado rotundamente con el 61,3% de los votos, con una participación del 62,5 por ciento, mientras que el 'sí' obtuvo el 38,7 por ciento.
El ambiente era festivo aunque no como en otras ocasiones. Los griegos saben que a partir de ahora "el camino no será fácil", según han coincido los simpatizantes de SYRIZA que se han concentrado en la plaza de Syntagma, frente al Parlamento.
A media noche, y para sorpresa del centenar de asistentes que quedaban en la plaza celebrando la victoria, la presidenta del Parlamento heleno, la izquierdista Zoe Konstantopulu, ha comparecido entre la multitud.
"La esperanza en una nueva Grecia, en una nueva Europa, ha ganado esta noche", ha dicho alrededor de camaradas y periodistas, mientras de fondo los asistentes coreaban "Oxi, oxi, oxi", 'no' en griego.
"La victoria de esta noche es un mensaje de cambio dirigido a toda la Unión Europea", ha añadido Petros, ingeniero y simpatizante de SYRIZA. "Ahora es el turno de otros países dar una lección de democracia", ha añadido Chará, que desde Londres ha venido a Grecia para votar en la consulta.
El resultado ha superado las expectativas que durante la semana fijaban una diferencia muy ajustada entre el 'sí' y el 'no'. El resultado ha concluido, además, con la dimisión del exprimer ministro, y líder del partido conservador Nueva Democracia, Antonis Samaras.
Cientos de personas han permanecido reunidas en la plaza de Syntagma hasta altas horas de la madrugada. "Hemos hecho historia", se podía leer en varias de las pancartas. Los asistentes han cerrado el tráfico y han llegado hasta el Parlamento.
Finalmente, el primer ministro, Alexis Tsipras, se ha dirigido a la población a través de un mensaje televisado, cuando, en un principio, se esperaba su comparecencia en la plaza. Así, ha asegurado que el Ejecutivo reiniciará este lunes las negociaciones con las instituciones para lograr un acuerdo.
"El 'no' era necesario para tener fuerza ante la troika. Ahora no tenemos miedo a ningún acuerdo", han coincido Maria y Dafni, aunque ahora, como ha dicho Tsipras, la población está muy polarizada debido a la consulta y es necesaria la "cohesión entre todos para hacer frente común", añaden ambas.