Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hollande y Merkel tras el referéndum griego: "Hay espacio para la solidaridad"

Rueda de prensa de Hollande y MerkelEFE

El presidente frances, Francoise Hollande y la canciller alemana, Angela Merkel, han coincidido en lanzar un mensaje coinciliador hacia Atenas tras la rotunda victoria del 'no' en el referéndum griego de este domingo. Ambos mandatarios han asegurado que aún "hay espacio para la solidaridad" aunque Hollande ha recordado a Grecia que Europa "es una cuestión de credibilidad" y Merkel ha asegurado que  "solo puede mantenerse cohesionada afrontando sus responsabilidades".

El presidente francés, François Hollande, ha reclamado este lunes al primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, que presente una serie de "propuestas duraderas" para afrontar la crisis de deuda de su país, al tiempo que le ha advertido de que "no queda mucho tiempo" y existe una "urgencia" tanto para su país como para la Unión Europea.
En una declaración conjunta en el Palacio del Elíseo con la canciller alemana, Angela Merkel, Hollande ha dejado "abierta la puerta a las discusiones" con Tsipras pero le ha pedido que traduzca su voluntad de permanecer en la zona euro con "una serie de propuestas duraderas". "El equilibrio entre la solidaridad y la responsabilidad debe ser nuestra línea de acción en los próximos días", ha afirmado el mandatario galo.
En opinión de Hollande, "no queda mucho tiempo" y "hay una urgencia tanto para Grecia como para Europa". El presidente francés ha subrayado que este tema es una cuestión "de credibilidad y de dignidad para toda Europa", según informa el diario 'Le Figaro'.
La declaración de Hollande y Merkel llega horas después de que la mayoría de los griegos rechazaran en referéndum la propuesta de los acreedores internacionales y tras la salida del ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis.