Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Grecia anuncia un impuesto extraordinario sobre propiedades para conseguir 2.000 millones

Evangelos Venizelos, ha anunciado ese domingo una nueva tasa inmobiliaria

El ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, ha anunciado ese domingo una nueva tasa inmobiliaria durante los próximos dos años para cumplir con sus objetivos presupuestarios y conseguir que el país se haga merecedor de nuevas remesas de ayuda económica internacional.
Con esta medida, cuyos detalles serán explicados en profundidad el próximo martes, el Estado heleno espera conseguir los 2.000 millones de euros que necesita para cubrir sus necesidades de aquí a febrero de 2012.

Venizelos declaró también que el país cumplirá con sus objetivos de déficit para 2011, fijados en 17.100 millones de euros, que tendrá que reducir hasta los 14.900 millones de euros para el año próximo.

El plan pasa por el cobro adicional de una media de cuatro euros por metro cuadrado, aunque oscilará dependiendo del nivel adquisitivo de cada propietario: 50 céntimos en las más comunidades más pobres hasta 10 euros en las zonas más adineradas.

"Estamos atravesando una gran recesión, mayor de lo que pensábamos. Por eso tenemos que luchar. De lo contrario nos enfrentamos a una tasa de desempleo enorme", declaró en Salónica (Grecia), en comentarios recogidos por el diario griego 'Capital'.
El país está en una situación parecida a la guerra
El primer ministro griego, George Papandreou, ha asimilado la difícil situación económica que vive el país a un estado de "guerra", pero en cualquier caso ha descartado la convocatoria de elecciones y despidos masivos de funcionarios para recortar aún más el déficit público, como le exigen los prestamistas.

"Este no es momento de elecciones. Es el momento de combatir. Esta situación es similar a estar en guerra y pido al pueblo griego dinero para comprar armas", ha argumentado Papandreou durante una reunión informal del Consejo de Ministros celebrada en la ciudad de Tesalónica.

En respuesta a las críticas de sindicatos y oposición, Papandreou ha asegurado que las reformas ya anunciadas serán suficientes para 2011 y 2012 y que no habrá necesidad de despidos masivos de funcionarios.

El Gobierno sí ha anunciado en cambio la creación de una "reserva de trabajo" funcionarial que serviría para suspender a trabajadores públicos. Papandreou ha recordado que desde que su partido, el Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK), llegó al poder se ha reducido en 100.000 el número de funcionarios que cobran del Estado.