Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tsipras busca el 'sí' del Parlamento al nuevo plan de rescate

A pesar de alcanzar un acuerdo con el Eurogrupo las horas de tensión no han terminado para Alexis Tsipras. Después de la maratoniana negociación en Bruselas, el primer ministro griego tienen por delante un reto aún más complicado si cabe: lograr que el parlamento de su país apruebe las medidas de ajuste acordadas con Europa.

Comienzan 48 horas de infarto para Tsipras en las que lo primero que hará será reunirse con el grupo parlamentario de Syriza. Un encuentro en el que Alexis Tsipras tiene que conseguir el apoyo de su partido para que el parlamento griego apruebe las medidas de ajuste que le exige Bruselas, antes del miércoles.
Muchos de sus diputados se han mostrado ya contrarios a aceptar medidas que impliquen más austeridad. Más de una treintena, de un total de 149, podrían votar en contra del acuerdo.
Tampoco su socio en el gobierno está satisfecho. El actual ministro de defensa y  líder de los ultranacionalistas Griegos Independientes, que suma 13 diputados, ya ha dicho que el acuerdo de Bruselas "es un ataque a los valores constitucionales y no podemos estar de acuerdo con eso".
Un desacuerdo que también expresa el pueblo griego, que ha vuelto a manifestarse con pancartas por el NO en la Plaza Sintagma, frente al Parlamento donde Tsipras va a encontrar hoy el rechazo de muchos de los suyos. Malestar social que mañana escenificarán los funcionarios con una huelga general de 24 horas.
Sigue el corralito
Mientras, el corralito se prolonga al menos hasta este miércoles, a la espera de lo que decida el Banco Central Europeo sobre los créditos de emergencia a la banca griega.
Hasta que no lleguen los primeros 7.000 millones de euros que los líderes de la eurozona han reconocido como necesidad inmediata antes del próximo lunes, en que vence un pago de 3.500 millones de euros al BCE, Grecia no estará en condiciones de devolver pago alguno.
Esta media noche ha incurrido en un nuevo impago de 450 millones de euros al FMI, su deuda asciende ya a casi 2.000 millones.