Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fin a tres semanas de corralito griego

Hace días que en los cajeros automáticos de Grecia no se ven largas colas. Entre otras cosas, apuntan los ciudadanos, porque la mayoría de la gente tampoco tiene tanto dinero en el banco, como para sacar 60 euros diarios. Pero a partir de mañana la cosa cambia. Porque los bancos griegos volverán a abrir sus puertas. Aunque con limitaciones. Los clientes seguirán sin poder sacar más de 60 euros al día... aunque a partir de ahora, si no sacan en unos días, la siguiente vez que vayan al cajero podrán obtener el dinero acumulado.

Por ejemplo, si no han sacado en dos días, podrán extraer hasta 120 euros.  Este lunes se podrá también cobrar cheques, una forma de pago muy habitual en el comercio griego. Y los padres que tengan hijos estudiando fuera podrán mandarles hasta 5.000 euros cada 3 meses.

En el extranjero, las transacciones seguirán prohibidas y solo estarán permitidas las compras con tarjeta de crédito. De hecho, mañana la bolsa griega permanecerá cerrada. Pero hoy ya no hay colas en los cajeros, ni llamas en las colinas de Atenas.

Aunque no hay que olvidar que esto es Grecia y es verano, así que el riesgo de incendios continúa. Lo mismo pasa con la situación económica. Por ahora se ha salvado la posibilidad de que Grecia abandone el euro, pero la amenaza del Grexit sigue ahí.