Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amnistía fiscal en Grecia

Grecia busca dinero a la desesperada. Yanis Varoufakis quiere recaudar más y lo va a hacer perdonando a quienes tengan bienes en el extranjero sin declarar. Les va a ofrecer la posibilidad de pagar menos impuestos por ellos si los afloran voluntariamente. El descuento no está cerrado, pero fuentes griegas hablan de que solo abonarían un 15 por ciento de impuestos si dejan el dinero fuera de Grecia tras declararlo y mucho menos si lo traen de vuelta al país. Eso sería casi una barra libre de impuestos para los evasores que tendrían que pagar una sanción de casi la totalidad de lo defraudado si fuesen descubiertos. Una amnistía fiscal en toda regla que ha anunciado hoy el mismo ministro al que han apartado de las negociaciones en Bruselas. Tsipras ha sucumbido a las presiones de los socios europeos y le ha quitado poder. Su falta de diplomacia y las tensiones están acabando con la paciencia del Eurogrupo y el tiempo para llegar a un acuerdo apremia porque en junio Atenas se queda sin dinero para afrontar su deuda. El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha aclarado que aunque no esté al frente de las negociaciones técnicas, Varoufakis seguirá siendo el hombre de Grecia en Bruselas.