Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El director del MEDE cifra en 50.000 millones su contribución al tercer rescate de Grecia

Alexis Tsipras y Euclides TsakalotosReuters

El director gerente del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), Klaus Regling, ha asegurado que el fondo de rescate europeo aportará la mayor parte de los fondos en el tercer plan de asistencia a Grecia, aunque ha limitado a "unos 50.000 millones de euros" su contribución.

En una entrevista concedida a la cadena alemana ARD, el directivo del MEDE explicó que la cifra de 85.000 millones de euros estimada como necesidades de financiación de Grecia para los tres próximos "no es al menos, sino a lo sumo".
"Espero que una gran parte, pero no toda, procederá del fondo de rescate, quizá 50.000 millones", precisó el directivo alemán del MEDE, quien puntualizó que hay que tener en cuenta al Fondo Monetario Internacional (FMI), las privatizaciones, así como el acceso a los mercados que podría lograr Grecia en el horizonte de tres años del nuevo rescate en caso de implementar las reformas.
"No es algo poco realista. Hace un año, cuando las reformas estaban funcionando, Grecia fue capaz de financiarse en los mercados de capitales", añadió.
En caso de que el MEDE aportase 50.000 millones de euros al nuevo rescate, la exposición de España a Grecia se vería incrementada en unos 5.900 millones de euros en garantías adicionales a los 26.000 millones de los dos rescates anteriores a raíz de su participación del 11,8227% en el fondo de resscate, frente a los más de 10.000 millones en caso de que el MEDE cubriera completamente los 85.000 millones.
Sobre la necesidad de recurrir al fondo de rescate, cuya actuación está circunscrita a amenazas para la estabilidad de la eurozona, Regling recordó el diagnóstico del BCE y de la propia Comisión Europea, que han explicado el riesgo que representa para los mercados financieros la crisis de Grecia, cuyo bancos colapsarían sin un nuevo rescate.
No obstante, el directivo alemán del MEDE admitió al mismo tiempo que a diferencia de hace cinco años "ya no hay riesgo de un efecto dominó", aunque reiteró que hay que afrontar los problemas que pueden surgir de la banca griega.
"Ese es el punto de partida ahora para las negociaciones y es un aspecto muy importante del paquete de ayuda griego que los bancos sean recapitalizados y reestructurados", añadió.