Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas propone un crédito de tres meses y 7.000 millones para la ayuda a Grecia

Alexis TsiprasReuters

La Comisión Europea ha propuesto que la ayuda urgente para que Grecia pueda afrontar el pago de los vencimientos más inmediatos sea un crédito puente de 7.000 millones de euros y tenga una duración de "tres meses".

"Sólo hay una solución posible", ha dicho el vicepresidente de la Comisión Europea para el Euro y el Diálogo Social, Valdis Dombrovskis, al anunciar esta propuesta en una rueda de prensa en Bruselas y apuntar que "no hay perspectivas" de que ningún Estado miembro conceda créditos bilaterales a Atenas, como se había especulado.
El préstamo que plantea el Ejecutivo comunitario tendría una duración de tres meses, procedería del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF en español) y Bruselas cree que Grecia podría devolverlo cuando recibiese la ayuda del fondo de rescate europeo una vez que se apruebe el tercer programa que aún debe negociarse.
La idea ya fue discutida en la reunión de ministros de Economía de los Veintiocho, ya que se trata de un mecanismo del conjunto de la UE y no solo de la eurozona, por lo que es relevante la opinión de todos los Estados miembros.
De hecho, varias delegaciones expresaron su rechazo a que fuera esta la modalidad elegida para dar ayuda inmediata a las autoridades griegas mientras se negocia un tercer rescate. Reino Unido, República Checa, Suecia y Dinamarca mostraron sus reservas, siendo los británicos los más "explícitos" a la hora de plantear problemas.
Sin embargo, fuentes europeas consultadas por Europa Press recuerdan que la activación de este fondo comunitario se decide por mayoría cualificada y consideran que la suma de países que se han opuesto hasta ahora no sumaría la minoría de bloqueo necesaria impedir la decisión.
Según las conclusiones que los líderes de la zona euro adoptaron este lunes tras casi 24 horas de negociaciones, Atenas necesita sólo 7.000 millones de euros para hacer frente a varios pagos de aquí al 20 de julio, incluidos 3.500 millones de euros al Banco Central Europeo (BCE) ese mismo día, y otros 5.000 millones de euros para mediados de agosto.
Dombrovskis ha admitido que existen "serias dudas" por parte de países que no pertenecen a la zona euro, por lo que considera que no será "fácil" conseguir luz verde para esta medida. Por ello, ha pedido que se proteja a estos Estados miembros de las "consecuencias negativas" que tendría para ellos que Atenas no lograra devolver este préstamo.
"Trabajamos duro para encontrar esas garantías", ha añadido el vicepresidente, quien no ha descartado que para esos avales se utilicen los fondos de los beneficios del BCE por las operaciones con deuda griega (unos 3.300 millones de euros entre 2014 y 2015) o liquidez del presupuesto comunitario. Dombrovskis no ha querido dar más detalles porque las negociaciones "están en marcha".
Los ministros de Economía de la eurozona deben discutir esta propuesta en una teleconferencia que podría celebrarse este mismo miércoles o el jueves, en función del momento en el que el parlamento griego vote su posición sobre las negociaciones con los acreedores.