Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El portavoz de Amanecer Dorado demanda a dos diputadas a las que atacó

También ha demandado a la cadena de televisión por encerrarle en un cuarto

El portavoz del partido de ultraderecha griego Amanecer Dorado, Ilias Kasidiaris, que abofeteó a una mujer y tiró agua a otra durante un debate en una cadena helena, ha presentado la demanda contra las víctimas acusándolas de difamación.
Kasidiaris ha señalado que también demandará a la cadena de televisión Antenna, en la que se celebró el debate, por detención ilegal tras haberle dejado incomunicado en una sala después del incidente. El portavoz rompió la puerta de dicha habitación y se marchó.

El portavoz del partido neonazi golpeó la semana pasada en un debate televisado a Rena Dourou, diputada de la Coalición de la Izquierda Radical (SYRIZA), y a Liana Kanelli, una veterana líder comunista.

"He venido al tribunal hoy para presentar una demanda contra Kanelli y Dourou por difamación y contra la cadena de televisión Antenna por detención ilegal", ha explicado a los periodistas agolpados frente al tribunal.

El domingo, Kasidiaris aseguró que hizo "lo que millones de griegos habrían hecho" al defenderse de los ataques de las diputadas. Este lunes, el portavoz debía presentarse ante la justicia acusado de atacar al asistente de un profesor universitario en 2007, aunque el juicio ha sido pospuesto hasta septiembre.

Amanecer Dorado cosechó un siete por ciento en las elecciones de mayo que se repetirán debido a la falta de un acuerdo de gobernabilidad. Desde entonces, ha protagonizado varios escándalos.

Otro de los más destacados se registró el mismo día en el que se publicaron los resultados. Los guardias que acompañaban al líder de Amanecer Dorado, que no escatiman en enarbolar la esvástica nazi, ordenaron a los periodistas que estaban en la sala de prensa esperando la comparecencia a que se levantaran en señal de respeto. Ante la negativa de algunos y las amenazas de los guardias, se produjeron varios forcejeos.