Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno peruano reitera su voluntad de diálogo a la oposición tras el cese del ministro de Educación

La segunda vicepresidenta de Perú, Mercedes Aráoz, ha reiterado este jueves la disposición del Gobierno a iniciar un diálogo con la oposición, después de que el Congreso aprobara una moción de censura contra el ministro de Educación, Jaime Saavedra.
"Lo que viene ahora es la convocatoria del presidente (Pedro Pablo Kuczynski) a todos los líderes políticos, y espero sea tomada en cuenta por la oposición", ha dicho Aráoz en declaraciones a la agencia de noticias oficial ANDINA.
No obstante, la 'número dos' ha insistido en que la moción de censura contra Saavedra ha sido "sin razón ni sentido" porque "no primó el interés nacional". Así, ha hecho un llamamiento a la oposición a "trabajar por la mejora de la educación".
En la misma línea, el jefe de Gabinete, Fernando Zavala, ha calificado de "injusta e irresponsable" la moción y ha denunciado que el verdadero objetivo es tumbar la reforma educativa, que perjudicará a las universidades privadas.
La moción, impulsada por Fuerza Popular, el partido político de Keiko Fujimori, ha recibido 78 votos a favor, sin que se hayan registrado votos en contra ni abstenciones porque los diputados del gobernante Peruanos por el Kambio (PPK) y sus aliados del Frente Amplio han abandonado la sede legislativa.
El 'fujimorismo' ha señalado a Saavedra como principal responsable de una compra fraudulenta de ordenadores por parte del Ministerio de Educación y de las demoras en la ejecución de las obras de las instalaciones para los Juegos Panamericanos de 2019.
La salida de Saavedra es el primer gran varapalo político al Gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, que llegó al poder el pasado 28 de julio tras vencer a Fujimori por un estrecho margen de votos en las elecciones presidenciales.
Aunque Kuczynski se llevó la Presidencia, el 'fujimorismo' controla el Congreso, con 72 de los 130 diputados que lo forman, a gran distancia de PPK, con tan solo 17 escaños, lo que amenaza la estabilidad del nuevo Gobierno peruano.