Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno venezolano busca como "traidores a la patria" a dos militares vinculados a la rebelión

El líder de la rebelión militar lanzada el domingo en un cuartel de la ciudad venezolana de Valencia, el excapitán de la Guarida Nacional Bolivariana (GNB) Juan Carlos Caguaripano, y el responsable del almacén de armas de la basa atacada, Yéferson Gabriel García dos Ramos, huyeron de las autoridades y están siendo buscados como "traidores a la patria".
El ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, ha actualizado este lunes la información relativa al "acto terrorista" contra el cuartel de Fuerte Paramacay, "en contra de la 41 Brigada Blindada del Ejército Bolivariano". El asalto se saldó con tres heridos, uno de ellos en estado crítico, y varios detenidos, entre ellos uno de los supuestos cabecillas, el primer teniente Oswaldo José Gutiérrez Guevara.
Caguaripano, expulsado en 2014 de las Fuerzas Armadas "por medida disciplinaria" y vinculado al golpe de estado de 2002, logró huir, al igual que García Dos Ramos, que habría facilitado información a los rebeldes sobre el funcionamiento interno de la base. Recibió a cambio "una importante suma de dinero", ha asegurado el Ministerio de Defensa en un comunicado leído por Padrino López.
"El hecho constituye la comisión de delitos militares de traición a la patria y ofensa a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, entre otros. En tal sentido, este grupo y sus copartícipes han sido declarados como enemigos de la patria, del pueblo venezolano", ha advertido el Gobierno, para quien la acción tiene como último objetivo "empañar" los avances del chavismo "en la restitución de la paz".
Padrino ha lamentado que esta revuelta haya coincidido con la instauración de la Asamblea Nacional Constituyente y ha apuntado que las "investigaciones iniciales" han determinado que la intención inicial del grupo era perpetrar el asalto antes de la votación para elegir a dicha cámara.
MIAMI
El Gobierno ha confirmado la detención de civiles que participaron en el ataque con prendas militares y que tenían antecedentes penales por la comisión de diversos delitos. "Sus primeros testimonios indican que fueron contratados bajo engaño en los estados de Zulia, Lara y Yaracuy, con el pretexto de que se tenía control de diferentes unidades militares en distintas partes del territorio nacional, lo cual es totalmente falso", ha sentenciado Padrino López.
El ministro ha vuelto a señalar Miami y a "grupos de extrema derecha" como origen del dinero con el que se habría pagado a los "mercenarios", vinculados también a "factores de la oposición venezolana" y a "gobierno extranjeros que mantienen una actitud hostil e injerencista".
"Cabe resaltar que, al darse a la fuga, el grupo abandonó a su suerte a varios de sus compañeros, lo cual resalta la falta de integridad y liderazgo típico de estas organizaciones criminales. ¡Cobardes!", ha añadido.
El Ministerio de Defensa ha aprovechado su comunicado para apelar a la unidad y defender la "altísima moral" de las tropas frente a las actividades que se estarían desarrollando en contra del Gobierno de Nicolás Maduro. Padrino López ha apelado a la "serenidad" de la ciudadanía para "no caer en provocaciones ni atender incitaciones a la violencia".