Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno francés no someterá al Parlamento la intervención en Siria

François HollandeReuters

El Gobierno francés no cederá a las peticiones de dirigentes de la oposición para que el Parlamento celebre una votación sobre una eventual intervención militar en Siria, según ha señalado este lunes la presidenta de la comisión de Exteriores de la Asamblea Nacional, Elisabeth Guigou.

El presidente francés, François Hollande, se encuentra en una situación delicada después del revés sufrido por el primer ministro británico, David Cameron, en el Parlamento británico y los planes del presidente estadounidense, Barack Obama, de buscar la aprobación previa del Congreso a su anunciado ataque contra Siria.
Hollande es el jefe del Ejército en virtud de la Constitución francesa y tiene poderes para ordenar una intervención, con la única obligación de informar al Parlamento en el plazo de tres días tras su inicio. Solo si la acción militar fuera a durar más de cuatro meses estaría obligado a contar con aprobación parlamentaria para su continuación.
Sin embargo, con sondeos de opinión que muestran un rechazo de dos tercios entre los franceses a la intervención en Siria, algunos políticos conservadores, de centro y ecologistas han pedido durante este fin de semana al Gobierno socialista que celebre una votación en el Parlamento.
"En una situación complicada como esta, necesitamos apegarnos a principios, en otras palabras la Constitución, que no obliga al presidente a celebrar una votación, ni siquiera un debate", ha señalado Guigou, una veterana del Partido Socialista, en declaraciones a la emisora France Info.
"No veo que celebrar una votación tenga algún sentido políticamente hablando", ha afirmado, subrayando que Francia quedaría en una situación imposible en la que el Parlamento votaría a favor de actuar y luego el congreso estadounidense votaría en contra.
"Francia no puede actuar sola. Para dar legalidad a una intervención, tendría que ser realizada por una coalición amplia", ha considerado.
AYRAULT PRESENTARÁ PRUEBAS
El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, se reunirá este lunes con los líderes parlamentarios para discutir sobre la crisis y compartir con ellos la información que los servicios de Inteligencia galos tienen del ataque con armas químicas del 21 de agosto cerca de Damasco.
Según Guigou, los servicios de Inteligencia franceses apuntan claramente a las fuerzas del régimen de Bashar al Assad como responsables del ataque, en el que según la oposición murieron más de un millar de personas.
Un sondeo de BVA publicado el sábado mostró que un 64 por ciento de los franceses se oponen a que Francia participe en una acción en Siria, el 58 por ciento no confía en Hollande para llevar a cabo dicha operación, y el 35 por ciento tenían que un ataque pueda "prender fuego" en Oriente Próximo.
El expresidente Valéry Giscard d'Estaing, un conservador, figura entre los que han pedido a Hollande que convoque una votación extraordinaria en el Parlamento sobre una acción militar, a la que ha dicho oponerse.
Por su parte, el líder del partido conservador UMP, Jean-François Copé, dijo el sábado que no debería hacerse nada hasta que los inspectores sobre armamento químico de la ONU den a conocer su investigación sobre lo ocurrido.