Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno y los rebeldes sirios se acusan mutuamente de un ataque químico en Alepo

Una mujer y un niño atendidos en un hospital sirio por heridas causadas con armas químicascuatro.com

El Gobierno y los rebeldes sirios se han acusado mutuamente este martes de un ataque con armas químicas en la localidad de Jan al Assal, a ocho kilómetros al suroeste de la ciudad de Alepo (capital de la provincia del mismo norte, en el norte), que habría causado, según fuentes de Derechos Humanos, al menos 26 muertos, incluidos diez civiles y 16 militares. Aparte, fuentes opositoras han emitido este martes un vídeo en el que se aprecia a supuestas víctimas de un ataque químico del Ejército al este de la capital, Damasco.

El ministro sirio de Información, Omran al Zoabi, ha asegurado este martes a la televisión estatal que los rebeldes han disparado un cohete con sustancias químicas desde el distrito de Nairab, en el sureste de la ciudad de Alepo, hacia la localidad de Jan al Assal.
El balance del ataque es de 16 muertos y 86 heridos, según Al Zoabi, quien ha declarado que Turquía y Qatar, que han apoyado a los rebeldes en su lucha contra el régimen de Bashar al Assad, tienen "la responsabilidad legal, moral y política" de este ataque.
Asimismo, la agencia estatal de noticias siria (SANA) ha indicado que "los terroristas" han disparado "un cohete que contenía sustancias químicas en la zona de Jan al Assal, en la región rural de Alepo", y que los primeros datos daban cuenta de la muerte de "alrededor de quince personas, en su mayoría civiles".
Por su parte, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos --con sede en Londres pero con una amplia red de informantes en Siria-- ha informado en su cuenta de Facebook de la muerte de 26 personas (diez civiles y 16 soldados regulares) por "la caída de un cohete en la localidad de Jan al Assal, en la región de Alepo".
En declaraciones a Reuters, el máximo responsable del Observatorio, Rami Abdelrahman, ha indicado que todavía no es posible confirmar ni negar el posible uso de armas químicas en este ataque.
En respuesta a las acusaciones del Gobierno, el mando del Ejército Libre Sirio ha acusado a las fuerzas del régimen de Bashar al Assad de haber perpetrado un ataque químico cerca de Alepo con misiles de largo alcance.
"Ha habido un ataque contra Jan al Assal esta mañana en el que el Ejército del régimen ha utilizado un misil de largo alcance equipado con una ojiva química", ha declarado a Reuters el coordinador político del ELS, Luay al Meqdad. "También ha sido atacada la zona con armas convencionales desde el aire y con la artillería", ha añadido.
Asimismo, un miembro del Centro de Prensa de Alepo --un organismo vinculado a la oposición-- ha asegurado, a través de un mensaje de móvil transmitido este mediodía a la página de Facebook de la organización, que el régimen sirio había empezado "a utilizar armas químicas contra los sirios".
"Los medios del régimen han acusado a la oposición, que no dispone de este tipo de armas, de un ataque cometido hoy por el régimen en Alepo", ha proseguido. "El régimen se dispone ahora a llevar a cabo ataques químicos a gran escala, aprovechándose de la indecisión de Estados Unidos", ha concluido.
Por su parte, un comandante rebelde y portavoz del Alto Consejo Militar de Alepo, Qassim Saadeddine, ha rechazado las informaciones del Gobierno y ha acusado a las fuerzas del régimen de haber atacado la localidad de Jan al Assal "con un misil 'Scud' cargado con agentes químicos". "Inmediatamente nos hemos enterado que el régimen ha vuelto estas informaciones en contra nuestra", ha lamentado. "Los rebeldes no tienen nada que ver con este ataque", ha concluido, citado por Reuters.
Un fotógrafo de Reuters ha informado este martes desde Alepo de que las víctimas de este ataque de Jan al Assal sufren problemas respiratorios y que se aprecia olor a cloro en el aire. Los heridos han sido trasladados a cuatro hospitales de las zonas controladas por el Gobierno en Alepo, ha agregado. "He visto mujeres y niños", ha declarado. "La gente muere en las calles y en sus casas", ha añadido por teléfono, después de visitar el Hospital Universitario de Alepo y el Hospital Al Rayaa.
Los rebeldes ocuparon hace dos semanas una academía de la Policía en Jan al Assal que había sido utilizada por la artillería del régimen. No obstante, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha informado de que las fuerzas del Gobierno han conseguido recuperar parte de la ciudad.
Por otra parte, fuentes opositoras han difundido este martes por Internet en el que se aprecia a hombres y niños recibiendo oxígeno en un centro médico. Los activistas no han dado más detalles, pero han indicado que el ataque, que han atribuido al Ejército, tuvo lugar en Otaiba, al este de Damasco.
Uno de los niños, vestido con un suéter azul, aparentemente está inconsciente en una cama, mientras un hombre intentaba apartarle los mocos de la nariz con un tubo de succión. Como es frecuente en este tipo de vídeos e informaciones, no ha sido verificar estas denuncias por fuentes independientes.
Las grandes potencias han acusado al régimen de Bashar al Assad, que se enfrenta desde hace dos años a la oposición --en un primer momento pacífica y posteriormente militar-- de numerosos grupos rebeldes, de disponer de armas químicas.
Las autoridades no han negado ni confirmado estas acusaciones, pero han advertido de que, de disponer de ellas, nunca la utilizarían contra su población y las destinaría únicamente a la defensa del país de agresores internacionales. Hasta la fecha no se ha informado de la posible tenencia de armas químicas por parte de los insurgentes.