Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno paraguayo denuncia un plan para matar a Cartes

El Gobierno de Paraguay ha denunciado este viernes la supuesta existencia de un plan para acabar con la vida del presidente, Horacio Cartes, en el que estarían implicadas organizaciones criminales nacionales y brasileñas.
El primero en dar la voz de alarma ha sido el ministro de Interior, Francisco de Vargas, que ha revelado que, según "informaciones de Inteligencia", hay "posibilidad de atentados" contra varios objetivos, entre los que ha mencionado a Cartes y su familia, así como a ministros.
En la misma línea, el secretario nacional Antidrogas, Hugo Vera, ha indicado que "en los últimos días" han tenido noticias de que "iba a pasar algo". "Las informaciones que se tienen son muy genéricas, pero uno no tiene que desestimar", ha esgrimido.
Vera ha señalado como "indicios" las "frecuentes indisciplinas en las cárceles", donde se han sucedido "diferentes motines en un corto periodo de tiempo". "Son fuertes evidencias de que hay una intención velada de hacer algo", ha sostenido.
Vargas ha detallado que tiene que ver con el reciente traslado desde la Penitenciaría Nacional de Tacumbú de presos vinculados al narcotráfico. "Esto afectó aparentemente a intereses de personas. Por el momento es lo que puedo comentar", ha espetado.
También ha apuntado como posible origen a las luchas de poder del Primer Comando de la Capital (PCC) y el Comando Vermelho, dos organizaciones criminales brasileñas dedicadas al tráfico de drogas que tienen una importante presencia en Paraguay.
La prensa local, sin embargo, ha cuestionado estas informaciones porque salen a la luz justo cuando la política de seguridad de Cartes es cuestionada por el ataque perpetrado el pasado sábado en El Arroyito por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) que costó la vida a ocho militares.
Interrogados sobre por qué el Gobierno ha decidido contar esta información ahora, cuando se conoce "desde hace tiempo", se han limitado a contestar que "tomó un estado público", según ha informado el diario paraguayo 'ABC Color'.
La Fiscalía ha anunciado la creación de un equipo especial para investigar estas supuestas amenazas contra Cartes. El líder conservador, por su parte, ha continuado con su agenda sin mayores medidas de seguridad.