Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno israelí decide mantener los detectores de metales en la Explanada de las Mezquitas

La Policía israelí se prepara ante la posibilidad de enfrentamientos con palestinos
El Gobierno israelí ha dado luz verde este viernes a la Policía para que mantenga los detectores de metales en los accesos a la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén, aumentando la tensión reinante desde hace una semana a raíz de su instalación tras un ataque de milicianos palestinos en el que murieron dos policías israelíes. La Policía ha adoptado ya medidas adicionales ante el temor de disturbios.
El gabinete de seguridad presidido por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha asegurado que "Israel está comprometido a mantener el status quo en el Monte del Templo y la libertad de acceso a los lugares sagrados".
"El gabinete ha autorizado a la Policía a adoptar cualquier decisión para garantizar el libre acceso a los lugares sagrados mientras que se mantiene la seguridad y el orden público", ha añadido en un comunicado, dando así plena potestad a la Policía para actuar.
Así las cosas, la Policía ha tomado la decisión a primera hora de esta mañana de mantener los detectores de metales y de vetar la entrada a los varones menores de 50 años, mientras que sí se permitirá el acceso a este lugar sagrado para los musulmanes a todas las mujeres.
La portavoz de la Policía, Merav Lapidot, ha incidido en declaraciones al 'Yediot Ahronot' en que la decisión ha sido realmente del Gobierno. "Esta es una decisión del gabinete y han sido ellos quienes han aprobado los detectores", ha susbrayado.
Asimismo, el comisario jefe de la Policía de Jerusalén, Yoram Halevi, ha decidido incrementar el número de efectivos desplegados ante la convocatoria de un "día de la ira" para este viernes por parte de dirigentes musulmanes.
FUERZAS ADICIONALES
Según ha informado la Policía en un comunicado, sus unidades y las de la Policía fronteriza están movilizadas en todas las zonas y barrios de Jerusalén y "responderá ante cualquier incidente o disturbio durante la jornada". Además, se ha decidido cerrar al tráfico la Ciudad Vieja y las calles adyacentes.
Las tensiones han ido en aumento en los últimos días debido a las medidas de seguridad aplicadas por Israel en la Explanada de las Mezquitas tras el ataque registrado el 14 de julio, que se saldó con la muerte de dos policías.
El jefe Azam al Jatib, director de Patrimonio Islámico (Waqf) y de Asuntos de la Mezquita de Al Aqsa, afirmó el miércoles que se ha emitido una orden para que los encargados de las mezquitas de Jerusalén Este no realicen las plegarias en sus centros durante este viernes y que acudan a la Explanada de las Mezquitas.
El Shin Bet, los servicios de seguridad israelíes, se habían pronunciado en contra del mantenimiento de los detectores de metales en la Explanada de las Mezquitas por temor a que ello pueda desencadenar actos de violencia tanto en Jerusalén como en Cisjordania.
Sin embargo, el alcalde de la ciudad, Nir Barkat, ha considerado que el jefe de la Policía ha adoptado una "decisión valiente" tras la muerte de los dos policías. "Está asumiendo la responsabilidad de que cosas como esta no ocurran de nuevo", ha añadido, según informa 'Jerusalem Post'.
Barkat ha defendido que Israel no debería dejarse intimidar por las amenazas ni recompensar al terrorismo cediendo. "Doy la bienvenida a la Policía por sus valientes decisiones y al Gobierno por respaldarlas", ha añadido.
"Esto no es una cuestión política, sino de seguridad", ha insistido, defendiendo que "nadie está intentando cambiar el status quo sobre el Monte del Templo", como los judíos llaman a la Explanada de las Mezquitas.
Así las cosas, ha hecho un llamamiento a la calma a todos los residentes musulmanes de Jerusalén, a los que ha instado a "evitar la violencia y escuchar a la Policía".