Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno confirma su presencia en la próxima reunión del diálogo con la MUD

El Gobierno venezolano ha confirmado este martes que acudirá a la cita del 13 de enero en Caracas para celebrar una nueva reunión del diálogo que mantiene con la Mesa de Unidad Democrática (MUD) para pactar una solución a la crisis en la nación caribeña, a pesar del ultimátum que ha dado la coalición opositora.
"Nosotros no nos vamos a levantar de la mesa. Insistiremos y mantendremos este proceso de diálogo, que es lo que el pueblo quiere", ha dicho Jorge Rodríguez, alcalde del municipio caraqueño de Libertador y jefe negociador del Gobierno en este diálogo.
Como prueba de que las conversaciones siguen vivas, el líder 'chavista' ha revelado que el mediador del Vaticano, Caludio María Celli, le llamó por teléfono el pasado lunes para felicitarle las fiestas navideñas, según informa 'El Universal'.
No obstante, ha admitido que el diálogo "se ha complicado" por "la profunda división en el seno de la dirigencia opositora", porque uno de los sectores disidentes "está profundamente comprometido con la violencia" y porque la MUD "no habla claro a sus propios seguidores".
El secretario ejecutivo de la MUD, Jesús 'Chúo' Torrealba, ha exigido a los mediadores --el Vaticano y el trío de ex presidentes que actúa en nombre de UNASUR-- que constaten "in situ" el cumplimiento de los acuerdos alcanzados en el marco de este diálogo antes del 13 de enero.
Torrealba ha indicado que la oposición venezolana no volverá a la mesa de negociaciones hasta que el Gobierno cumpla lo pactado: liberación de "presos políticos", un nuevo calendario electoral y una solución a la crisis de abastecimiento. Hasta ahora, el Ejecutivo de Nicolás Maduro solo ha excarcelado a unos pocos disidentes.
La MUD y el Gobierno iniciaron el pasado 30 de octubre en Isla Margarita un diálogo para superar la crisis política, económica y social en Venezuela, pero los contactos se han suspendido por acusaciones mutuas de incumplimiento.