Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno británico recrimina a la UE su "obsesión" con la jurisdicción "parcial" del TUE

El ministro británico para el Brexit, David Davis, ha acusado a Bruselas de insistir en una "obsesión ideológica" para mantener de forma "parcial" la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE), el mismo día en que los Ventisiete han aprobado el detalle de sus condiciones para pactar la salida de Reino Unido.
Entre las decisiones tomadas por el bloque figura que el TUE siga siendo competente en aquellos asuntos que afecten a Reino Unido y queden por cerrar en la fecha en que se produzca el divorcio. El futuro alcance de la corte es uno de los numerosos asuntos en los que el debate está servido.
"El acuerdo que alcancemos necesitará una aplicación independiente e imparcial. Una obsesión ideológica con una jurisdicción parcial del tribunal --en Reino Unido después de que dejemos la UE-- no es aceptable y no funcionará", ha advertido Davis en un comunicado.
Las dos partes mueven ficha de cara a unas negociaciones que Bruselas espera iniciar "en la semana del 19 de junio", como ha apuntado este lunes el jefe negociador de la Unión Europea para el Brexit, el excomisario Michel Barnier.
Será "once días después" de las elecciones parlamentarias en Reino Unido, ha señalado Davis, en un comunicado en el que ha advertido de que, con estas fechas sobre la mesa, Londres tiene que estar listo para "comenzar a toda prisa" las negociaciones.
El ministro británico ha acusado a los líderes de la oposición de dar a entender que aceptarán "cualquier acuerdo" planteado desde Bruselas y, por este motivo, ha llamado a "reforzar la posición negociadora" ampliando el control conservador de la Cámara de los Comunes. "Es la única manera de garantizarnos un buen acuerdo", ha apostillado.