Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno ruso está "abierto" al diálogo con Trump pero sin "forzar"

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha reconocido que su Gobierno está "abierto" a hablar con el futuro presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aunque ha advertido de que no "forzará" el acercamiento y de que, en cualquier caso, debe esperar al 20 de enero.
Ese día Trump recogerá el bastón de mando de la Casa Blanca, con el deseo de "establecer una cooperación normal con Rusia", como ha recordado Lavrov en una entrevista con la agencia RIA Nóvosti. Moscú, "por supuesto", ha reaccionado de forma "positiva" a esta buena voluntad por parte del magnate neoyorquino.
"Estamos abiertos al diálogo en cualquier momento y sobre varios formatos, pero no vamos a forzar los acontecimientos", ha añadido el jefe de la diplomacia rusa, dispuesto a colaborar en cuestiones como la lucha contra el terrorismo y ampliar el diálogo más allá del actual conflicto sirio.
Lavrov considera "ingenuo" esperar cambios por parte de la actual Administración norteamericana, por ejemplo para aumentar el nivel de colaboración en la ofensiva contra el terrorismo en Siria
REUNIÓN
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el mandatario electo de Estados Unidos, Donald Trump, admitieron la necesidad de "rectificar" las actuales relaciones bilaterales durante una conversación telefónica mantenida el 14 de noviembre, ocho días después de los comicios norteamericanos.
La evidente sintonía entre los dos dirigentes ha desatado todo tipo de especulaciones y se baraja ya incluso una reunión, que al menos desde Moscú no quieren dar por sentada. En este sentido, Lavrov ha subrayado que hace falta una "preparación cuidadosa".
"Deberíamos esperar a que el nuevo presidente tome posesión el 20 de enero y a que los canales de diálogo con la administración republicana comiencen a funcionar por completo", ha añadido el ministro de Exteriores ruso.