Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Yemen dice que la orden de Trump "apoya la posición de los extremistas"

El Gobierno de Yemen reconocido por la comunidad internacional ha afirmado este domingo que la orden ejecutiva sobre inmigración firmada el viernes por el presidente estadounidense, Donald Trump, "apoya la posición de los extremistas".
"Estas decisiones apoyan la posición de los extremistas y alientan la discriminación", han indicado fuentes del Ministerio de Exteriores citadas por el portal local de noticias Al Taghir.
"Lamentamos la decisión de prohibir el viaje a Estados Unidos a individuos con pasaporte yemení, aunque sea por un periodo de tiempo", han manifestado.
En este sentido, han apuntado que "la única manera (de derrotar a los extremistas) en Yemen y Estados Unidos, aliados en la lucha contra el extremismo, es a través de la interacción y el diálogo, no levantando barreras".
Pese a ello, han expresado el deseo del Gobierno yemení de trabajar con la Administración de Trump "para lograr derrotar al terrorismo a nivel mundial".
Horas antes, los rebeldes huthis, actualmente al frente de un gobierno paralelo en Yemen, han tildado la orden ejecutiva de Trump de "ilegal e ilegítima".
"Es un derecho soberano de Estados Unidos pero cualquier intento de clasificar a Yemen o a sus ciudadanos como una posible fuente de terrorismo o extremismo es ilegal e ilegítima", declararon.
El decreto presidencial de Trump suspende durante cuatro meses las concesiones del estatus de refugiado, impone una moratoria provisional a la entrada de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana y paraliza el Programa de Admisión de Refugiados.
Además, fija en 50.000 el máximo de refugiados que acogerá el país en 2017, menos de la mitad de los 117.000 acogidos el año anterior.