Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Túnez asegura que la situación "está estabilizada" tras las protestas en el sur del país

El Gobierno de Túnez ha asegurado este lunes que la situación "está estabilizada" tras las protestas registradas durante la jornada en la provincia de Tatauine (sur), que se han saldado con la muerte de un manifestantes.
El portavoz del Ministerio del Interior, Yaser Mosbá, ha confirmado que el manifestante ha muerto tras ser arrollado por un vehículo policial que daba marcha atrás para intentar evitar la irrupción de los manifestantes en una estación petrolera.
Asimismo, ha agregado que ocho agentes han resultado heridos y que varios vehículos policiales han sido incendiados, según ha informado la agencia estatal tunecina de noticias, TAP.
Mosbá ha indicado además que también ha sido incendiado un camión de bomberos de la Oficina de Protección Civil Nacional de El Kamur, un suceso en el que ha resultado herido el conductor, que ha sido ingresado en estado grave.
En el marco de las protestas de los últimos días, convocadas por la alta tasa de desempleo, los manifestantes han asaltado instalaciones petroleras y gasísticas para dificultar la producción y presionar así al Gobierno del primer ministro, Yusef Chahed.
El domingo, los manifestantes forzaron el cierre de la planta de Vana, una de las estaciones de gas y petrólo afectadas durante el fin de semana, después de que Ejército permitiera a un ingeniero que la clausurara para evitar la confrontación.
El Ministerio de Defensa advirtió el domingo de que usaría la fuerza para proteger y recuperar las instalaciones de gas y petróleo en el sur, y este lunes se han producido enfrentamientos en Vana cuando los soldados han recuperado el control para reanudar el bombeo, según dos testigos.
Los manifestantes reclaman empleos y un reparto de la riqueza energética del país y han forzado el cierre de dos estaciones de bombeo de gas y petróleo en las que operan la italiana ENI, la austríaca OMV y la francesa Perenco, y en las que el primer ministro, Yusef Chahed, ya ha desplegado tropas.
Túnez es un pequeño productor de petróleo con unos 44.000 barriles al día, pero los cierres representan un claro reto a la autoridad del gobierno de Chahed y su intento por poner en marcha reformas económicas reclamadas por los acreedores internacionales y consolidar la transición a la democracia en el país iniciada tras la caída del régimen de Zine el Abidine ben Alí.