Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de México considera "una barbaridad" construir un muro en la frontera con EEUU

El Gobierno de México ha reiterado este jueves que la propuesta del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, de construir un muro en la frontera con Estados Unidos para frenar la inmigración ilegal es "una barbaridad".
"La propuesta de construcción del muro y creer que México podría y querría pagar por ello es una barbaridad. La postura es un no rotundo", ha dicho el portavoz de la Presidencia, Eduardo Sánchez, en una entrevista concedida a Radio Fórmula.
En la misma línea se ha expresado por Twitter el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto. "Repito lo que le dije personalmente, señor Trump: México jamás pagaría por un muro", ha escrito en respuesta a un 'tweet' del magnate norteamericano en el que aseguraba que "México pagará".
El miércoles, Peña Nieto recibió a Trump en Los Pinos como parte de la serie de entrevistas que pretende mantener con los principales candidatos a dirigir el Gobierno estadounidense antes de las elecciones presidenciales del 8 de noviembre.
"Al inicio de la conversación con Trump dejé claro que México no pagará por el muro. A partir de ahí, la conversación abordó otros temas, y se desarrolló de manera respetuosa", explicó Peña Nieto a través de dicha red social.
Sin embargo, el millonario estadounidense dijo en la rueda de prensa conjunta que habían hablado sobre la construcción del muro, sugiriendo que el presidente mexicano aprobaba la idea, y en un acto electoral que celebró después en Arizona para exponer su política migratoria insistió en que el país iberoamericano lo pagaría.
"¿POR QUÉ ME REUNÍ CON TRUMP?"
Peña Nieto ha sido muy criticado por los partidos políticos mexicanos por invitar a Trump, que desde el arranque de la campaña para las primarias ha cargado contra los inmigrantes mexicanos, a los que ha tachado directamente de "criminales" y "violadores".
La intensidad de las críticas ha llevado al líder conservador a publicar este jueves en el diario mexicano 'El Universal' --el de mayor tirada del país-- una carta en la que explica las razones que le llevaron a reunirse con Trump.
"Es mi responsabilidad, como mandatario, trabajar con quien resulte electo" para la Presidencia de Estados Unidos y por eso "el viernes pasado invité a ambos candidatos a conversar sobre nuestra relación bilateral", siendo Trump "el primero en aceptar", ha contado.
Para Peña Nieto "es importante reunirse con ambos candidatos, pero más aún con el señor Trump, porque hay cosas que él debía saber en voz del Presidente de México, empezando por el sentir de los mexicanos". "Es por eso que en nuestro encuentro le hice saber tres cosas", ha revelado.
En primer lugar, "fui muy claro --en público y en privado-- en enfatizar que en México nos sentimos agraviados y dolidos por sus pronunciamientos sobre los mexicanos", ha dicho. "Le expresé que merecemos respeto, que somos gente honesta y trabajadora" y que México y Estados Unidos son "socios y aliados", ha indicado.
La reacción de Trump fue "positiva". Al parecer, entendió que "no les ha tratado ni como socios ni como aliados, a partir de una visión distorsionada de México y su gente" y que "cualquier colaboración futura para fortalecer entre ambos países debe partir del respeto mutuo".
"En segundo lugar, era fundamental poner en su justa dimensión la importancia que tiene México para Estados Unidos. Que sepa de primera mano que diariamente circulan por la frontera más de un millón de personas y 400.000 vehículos. Que el comercio entre ambos países supera los 500.000 millones de dólares al año. Que la economía mexicana está íntimamente relacionada con la estadounidense", ha añadido, subrayando que, "si a Estados Unidos le va bien, a México le va bien".
"Y, tercero, le referí que la frontera es un desafío conjunto que requiere un enfoque de corresponsabilidad" porque "desde Estados Unidos llegan ilegalmente armas y millones de dólares que fortalecen a las organizaciones criminales" en México, ha recalcado.
"Mi prioridad como presidente es proteger a los mexicanos, abogar por sus derechos, defender su vida y su dignidad en donde quiera que estén. Esa es mi máxima responsabilidad. Donde haya un mexicano que necesite apoyo de su Gobierno, ahí estaremos", ha aseverado Peña Nieto.