Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Estambul derriba la discoteca donde Estado Islámico atentó en Año Nuevo

Las autoridades turcas han demolido la discoteca Reina, en Estambul, escenario del atentado perpetrado por Estado Islámico durante las celebraciones de Año Nuevo, que se saldó con cerca de 40 muertos y decenas de heridos, porque no cumplía con la normativa municipal, según ha informado este lunes el Ayuntamiento en un comunicado.
"El Consejo Municipal de Estambul ha tomado la decisión de demoler el local de entretenimiento Reina, ubicado en el barrio de Ortaköy, en el distrito de Besiktas, porque algunas partes fueron construidas en contra de ley", han dicho las autoridades locales, indicando que el derribo se ha llevado a cabo este mismo lunes.
Una fuente de Reina ha expresado su sorpresa. "Es una situación inesperada para nosotros", ha contado al diario turco 'Hurriyet', que ha contado que el edificio ha sido derruido en apenas 45 minutos. "Lo han demolido y se han ido", ha precisado.
La organización terrorista escogió este club porque era frecuentado por extranjeros y la élite estambulina. El atacante, el uzbeko Abdulkadir Masharipov, logró escapar esa noche pero finalmente fue detenido el pasado 16 de enero en Estambul junto a otras cuatro personas. .
Después del atentado, los dueños del Reina no quisieron retomar su actividad habitual. "Por culpa de los terroristas enviamos cadáveres a todo el mundo y no queremos vender entretenimiento en un lugar donde ha muerto tanta gente", ha explicado Alí Ünal, uno de los propietarios.