Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno y ELN encaran la cuarta jornada de negociaciones para reactivar el proceso de paz

Las delegaciones del Gobierno colombiano y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) han comenzado este lunes la cuarta jornada de negociaciones en Quito para reactivar el proceso de paz que anunciaron el pasado 31 de marzo.
"Buenos días. Hoy es el cuarto día de reuniones entre las dos delegaciones (...) En estos momentos ya se encuentran reunidas", ha informado la segunda guerrilla de Colombia en su cuenta oficial de la red social Twitter.
Las partes retomaron el pasado viernes --un día después de lo esperado-- los contactos para acordar un nuevo cronograma. El jefe negociador del Gobierno, Juan Camilo Restrepo, ha revelado que las conversaciones han sido "fructíferas", mientras que el ELN las ha calificado de "positivas".
"Con muy buen ánimo se continuarán reuniones entre las dos delegaciones", ha confiado el grupo armado. "Esperamos avanzar para poder abrir la mesa de negociaciones prontamente", ha apostillado Restrepo en dicha red social.
Las partes se habían citado para el 12 de enero en la capital ecuatoriana con el único objetivo de "concretar la fecha de instalación de la mesa pública". El hecho de que vuelvan a verse supone ya un gran avance, puesto que el inicio del proceso de paz se ha postergado una y otra vez desde mayo, cuando estaba previsto.
La principal razón de esta parálisis ha sido la negativa de los insurgentes a liberar a los rehenes que todavía tiene en su poder, incluido el ex congresista Odín Sánchez, algo que el Gobierno ha exigido como requisito indispensable para instalar la mesa de negociaciones.
El ELN insiste en que, de forma paralela a las liberaciones de rehenes, la Casa de Nariño debe indultar a al menos dos guerrilleros, conforme al "acuerdo humanitario" sellado el 6 de octubre para destrabar las negociaciones de paz.