Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Colombia afirma que "no se dejará presionar" por el ELN

El jefe del equipo negociador del Gobierno en el proceso de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), Juan Camilo Restrepo, ha recalcado este domingo que el Ejecutivo "no se dejará presionar" por la guerrilla.
"Este proceso inicia en el fragor de la confrontación. No nos dejaremos presionar para declarar un cese al fuego prematuro, el ELN tiene que entender que todos los atentados terroristas alejan un posible cese", ha dicho.
Asimismo, ha manifestado que los temas negociados con el ELN serán hechos públicos, salvo en casos de que se trate de asuntos de extrema confidencialidad, según ha informado el diario local 'El Colombiano'.
"La información que salga de la mesa de negociación será lo más oportuna y clara posible. El principio de que nada está negociado hasta que el todo esté negociado no se aplicará en esta ocasión", ha indicado.
Estaba previsto que la mesa de conversaciones entre el ELN y el Gobierno quedara instalada el pasado 27 de octubre en Quito para que el 3 de noviembre comenzaran las negociaciones de paz, pero el Ejecutivo suspendió el proceso a la espera de que la guerrilla liberara al excongresista Odín Sánchez.
El jefe negociador del ELN, 'Pablo Beltrán' sostiene que el acuerdo inicial era que la guerrilla liberaba a dos personas antes de instalar la mesa de conversaciones y a otra después, a cambio de que el Gobierno hiciera lo mismo, y ha acusado al Ejecutivo de no cumplir su parte.
Desde entonces, el proceso para liberar a Sánchez está estancado, a pesar de que en un principio las partes informaron de que era cuestión de días.
Por ello, el Gobierno ha pedido insistentemente --la última vez este mismo viernes-- pruebas de vida del rehén.
La guerrilla aseguró ese mismo día que la vida de Sánchez corre peligro a causa del aumento de las actividades militares en el departamento de Chocó (noroeste).