Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Colombia y el ELN dan pasos para sellar un alto el fuego bilateral

El Gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) han acordado la creación de una comisión que analizará, entre otras cuestiones, si se dan las "condiciones" para acordar un alto el fuego bilateral y "bajar intensidad" al conflicto armado.
Coincidiendo con el final del segundo ciclo de conversaciones de paz en Quito, el Ejecutivo de Juan Manuel Santos ha anunciado la creación de una mesa especializada para analizar el punto referente a las acciones humanitarias, de tal forma que se pueda "beneficiar a la población civil" aprovechando el receso hasta la siguiente ronda, cuyo arranque está previsto para el 24 de julio.
"Dicha comisión le prestará especial atención a estudiar si las condiciones están dadas para avanzar hacia un cese al fuego bilateral acompañado de un cese de hostilidades", ha explicado el equipo negociador del Gobierno en un comunicado. El objetivo, ha añadido, es "crear confianza entre las partes" y generar condiciones que permitan "bajar intensidad e ir humanizando el conflicto" en beneficio de los civiles.
El jefe del equipo gubernamental, Juan Camilo Restrepo, ha destacado en Twitter que el alto el fuego y el cese de hostilidades es la "ecuación virtuosa" en la que trabajan las dos delegaciones en Quito.
El máximo responsable del ELN en este foro, Pablo Beltrán, ha explicado en una entrevista con Caracol Radio que la tregua "sería un alivio" y demostraría que "en Colombia se busca la paz", especialmente de cara a la próxima visita del Papa Francisco, que tendrá lugar entre el 6 y el 11 de septiembre.
Beltrán ha expresado la voluntad de su grupo de poner fin a acciones criminales como los secuestros y ha subrayado que, con el alto el fuego, las partes también acordarían un "alivio humanitario a la población civil".
Las dos partes buscan cerrar un pacto similar al que selló el Gobierno con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que esta semana entregaron definitivamente las armas para poner fin al conflicto interno más antiguo de América Latina. El ELN cuenta actualmente con unos 2.000 integrantes.