Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ghani pide a los talibán que sigan los pasos de Hekmatyar y se unan a un proceso de paz

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, ha reclamado este jueves a los talibán que sigan los pasos del 'señor de la guerra' y líder de Hezb-e-Islami, Gulbuddin Hekmatyar, y se unan a un proceso de paz con las autoridades del país.
"Prometimos a la gran nación de Afganistán que allanaríamos el camino a la paz, y hoy hemos dado un gran paso", ha dicho el mandatario durante la recepción a Hekmatyar en la capital, Kabul.
Hekmatyar regresó al país durante el fin de semana tras 20 años, y desde entonces ha reclamado en varias ocasiones a los talibán que participen en un proceso de paz.
"Nuestra conversación debe traer confianza, no oposición. Por otra parte, alcanzar el poder a través de las elecciones es algo básica en la actual vida política", ha defendido Ghani, según ha informado la agencia afgana de noticias Pajhwok.
Así, ha recalcado que las autoridades "están preparadas para la paz y pagan el coste de lograr este objetivo", preguntando a los talibán "si tienen la capacidad de negociar con el pueblo y el Gobierno de Afganistán".
"Os preguntamos seriamente, ¿quién es vuestro líder y dónde está ¿Cuál es vuestro programa para esta nación, al margen de matar, luchar y destruir? Pido que sigáis los pasos de Hekmatyar y os unáis al proceso de paz", ha remachado.
En el acto ha participado también el expresidente afgano Hamid Karzai, quien también ha solicitado a los talibán que abandonen las armas y participen en un proceso de paz.
Por su parte, Hekmatyar ha vuelto a pedir a los talibán que se unan al proceso de paz, al tiempo que ha criticado al Gobierno de Ghani, afirmando que no está cumpliendo con sus objetivos.
El Gobierno de unidad nacional, liderado por Ghani y por el presidente ejecutivo --primer ministro-- Abdulá Abdulá, y negociado por Washington después de las disputadas elecciones de 2014, "no funciona", ha declarado Hekmatyar, "y Ghani o Abdulá deberían renunciar", ha añadido.
"Esto no es lo adecuado para la situación actual del país", ha declarado Hekmatyar, quien ha añadido que no está buscando ninguna posición formal para sí mismo. "No estoy aquí para la asociación, no tengo condiciones, no quiero ministerios", ha declarado.
LA FIGURA DE HEKMATYAR
Hekmatyar, una de las figuras 'muyahidin' de más relevancia durante la guerra contra la Unión Soviética en los ochenta, fue uno de los señores de la guerra que se vieron involucrados en una cruenta guerra civil tras la salida de las tropas soviéticas del país, que se saldó con cientos de miles de muertos, la mayoría de ellos civiles.
Durante dicho conflicto, los milicianos de Hekmatyar fueron responsables de gran parte de la destrucción de Kabul debido a sus continuos bombardeos contra la capital, que provocaron miles de víctimas civiles.
Posteriormente, accedió al cargo de primer ministro entre 1993 y 1994 --y de nuevo por un breve periodo de tiempo en 1996--, antes de que los talibán se hicieran con el control de la capital, provocando su huida a Irán, donde permaneció durante seis años en medio de la desconfianza por parte de Teherán.
Finalmente, fue expulsado del país en 2002 en medio de presiones por parte del Gobierno de Estados Unidos y el recientemente establecido Ejecutivo afgano de Hamid Karzai tras la invasión estadounidense del país para expulsar a los talibán del poder.
Ese mismo año, emitió un comunicado para llamar a la 'yihad' contra Estados Unidos por su presencia en Afganistán, tras lo que fue declarado en 2003 como un "terrorista global" por el Departamento del Tesoro estadounidense.
Tras varios años en la clandestinidad y continuas amenazas contra Estados Unidos e Irán por supuesto respaldo a Washington durante la guerra contra el Gobierno talibán en 2001, Hezb-e-Islami resurgió con fuerza en 2008 con una serie de atentados contra las fuerzas de seguridad y las tropas de la coalición.
El pasado 29 de septiembre, Hekmatyar y el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, sellaron un acuerdo de paz, tras meses de negociaciones. Tras ello, el Gobierno reclamó a Naciones Unidas que levantara las sanciones impuestas al líder de Hezb-e-Islami.