Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dimite el ministro georgiano del Interior por el escándalo de las torturas y violaciones a presos

Las calles de la capital de Georgia y de otras ciudades se han llenado de miles de personas indignadas por las torturas a los presos.Reuters

"Me siento moral y políticamente responsable por no haber podido erradicar estas prácticas horribles"

El presidente Saakashvili ha nombrado como sustituto a Georgy Tugushi

El ministro georgiano del Interior, Bacho Ajalaia, ha presentado este jueves su dimisión en respuesta al escándalo por las torturas y las violaciones a presos en la cárcel de Gldani, en Tiblisi, que ha provocado importantes protestas en un país que celebrará elecciones parlamentarias el 1 de octubre.
"Me siento moral y políticamente responsable por no haber podido erradicar estas prácticas horribles", declaró Ajalaia en un comunicado publicado por la página de Internet del Ministerio.
Este mismo jueves, el presidente del país, Mijail Saakashvili, nombró para el cargo de ministro de Prisiones a Georgy Tugushi, que ejercía el cargo de procurador de Derechos Humanos. "He nombrado para dirigirlo al hombre más ardientemente crítico con este sistema penitenciario", declaró el mandatario.
El antecesor de Tugushi dimitió ayer miércoles después de que miles de personas bloquearan el centro de Tiblisi para reclamar la dimisión de los ministros más directamente concernidos y la apertura de una investigación independiente.
Los manifestantes han tomado las calles de la capital y de otras ciudades a lo largo de esta semana tras la difusión, por dos canales de televisión próximos a la oposición, de un vídeo en el que se aprecian torturas y violaciones a presos.
El Gobierno ha asegurado que este vídeo es un montaje y ha sido grabado por unos guardias de la prisión que fueron sobornados "por personas con motivos políticos". En las próximas elecciones, el gubernamental Movimiento de Unidad Nacional se enfrentará a la coalición opositora Sueño Georgiano.