Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gentiloni pide a los líderes europeos "coraje" para dejar a un lado "absurdas divisiones"

"No podemos pararnos cuando el mundo entero está en movimiento", proclama el primer ministro italiano, en su discurso de apertura de la cumbre de Roma
El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, ha pedido este sábado a los líderes de los países que conforman la Unión Europa "coraje" para dejar a un lado "absurdas divisiones" al tiempo que ha señalado que el verdadero mensaje que han "aprendido la lección para repartir".
"El verdadero mensaje que debe llegar es que hemos aprendido la lección que lección quiere repartir y que tiene un horizonte para repartir en 10 años", ha subrayado en un discurso en la ceremonia para conmemorar el 60 aniversario del proyecto europeo, a la que han asistido los jefes de Estado y de Gobierno de todos los Estados miembros, salvo Reino Unido.
Gentiloni, que ha sido el primero en intervenir en los discursos previos a la ceremonia donde se firmará la Declaración de Roma, ha reconocido que para consensuar el documento todos han tenido que "renunciar a algo por el bien común sin divisiones absurdas de Norte y Sur o Este y Oeste".
Durante su alocución también ha incidido en la necesidad de "aprender a convivir con las diversidades" ante lo que ha contrapuesto "la fuerza del libre intercambio económico" que ha definido como el gran "antídoto al proteccionismo".
Asimismo, ha especificado que los mandatarios de la Unión Europea deben "restituir la confianza" de los ciudadanos a través de políticas que "reduzcan la desigualdad" pongan en práctica una "política migratoria común", así como un "esfuerzo de seguridad" de todos.
"Es necesario coraje para fraguar la paz, abandonando la visión de una economía que contenga pequeñas luchas de contabilidad, a veces arbitrarias, y poner en el centro los valores que nos hacen sentir a todos unidos", ha referido. En este sentido, ha continuado citando el reciente atentado en el Parlamento británico de Londres o los atentados de París en noviembre de 2015.