Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

General Motors despedirá a 625 trabajadores en Canadá y llevará parte de la producción a México

La empresa estadounidense de automoción General Motors recortará 625 puestos de trabajo en su planta de ensamblaje en Ontario, Canadá, y moverá parte de la producción a México, ha anunciado este viernes el portavoz de la planta.
Según informa el canal canadiense CBC, el portavoz del sindicato Unifor en Ontario, Mike Van Boekel, ha confirmado que los despidos se realizarán en julio. Esta planta no estuvo incluida en las negociaciones entre este sindicato y General Motors del pasado año, si bien se espera que a finales del presento curso la fábrica, de 3.000 trabajadores, mantendrá sus propias negociaciones.
"Esta decisión apesta a codicia corporativa", ha señalado el presidente nacional de Unifor, Jerry Dias, quien argumenta que la decisión no está basada en ventas sino en la búsqueda de mano de obra barata en México.
Por su parte, Jennifer Wright portavoz de General Motors ha confirmado que la fábrica conocía que el nuevo modelo 'GMC Terrain' sería producido fuera de Ontario y se informó a los trabajadores que se localizaría en México.
CRUZADA DE TRUMP CONTRA LA DESLOCALIZACIÓN
Este anuncio llega en mitad de un fuerte debate en torno a la deslocalización de empresas estadounidenses en el vecino México, uno de los caballos de batalla del presidente, Donald Trump, durante la campaña que le llevó a la Casa Blanca.
A mediados del pasado mes de noviembre Trump aseguró que había convencido al presidente de Ford, William Clay Ford, de que la compañía no cerrara su factoría de Louisville (Kentucky) para traspasar su actividad a México, una posibilidad que no estudiaba la empresa.
Además, Trump extendió hace unas semanas la advertencia a General Motors y afirmó que tendrá que hacer frente a fuertes aranceles para su comercialización a través de los concesionarios estadounidenses si sigue produciendo sus modelos en el país vecino.