Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia despide a las víctimas del atentado contra 'Charlie Hebdo'

Funeral del caricaturista de 'Charlie Hebdo, Bernard Verlhac, "Tignous"EFE

Una semana después del atentado contra la revista satírica 'Charlie Hebdo', han comenzado los funerales en recuerdo de los trabajadores abatidos por Chérif y Said Kouachi, sin que las autoridades hayan podido concretar de momento cuál será el destino de estos dos hermanos y del tercer terrorista implicado en ataques, Amedy Coulibaly.

Los restos del dibujante Cabu, una de las víctimas del tiroteo, fueron enterrados el miércoles en Châlons-en-Champagne, su ciudad natal. Los funerales en recuerdo de otros de los fallecidos estaban previstos para este jueves, mientras que el viernes tendrá lugar, entre otros, el de Stéphane Charbonnier, 'Charb', director de la revista.
En el caso de Bernard Verlhac, más conocido como 'Tignous', ha sido enterrado en la localidad de Montreuil, próxima a París, donde ha tenido lugar un acto en el ayuntamiento. Su féretro de madera sencillo ha sido llenado de dibujos y mensajes por sus amigos.
En el aire sigue el destino de los restos de los hermanos Kuachi y de Coulibaly, que de momento permanecen en el instituto de medicina legal del duodécimo distrito de París, según 'Le Nouvel Observateur'. Su futuro depende no sólo de los avances en las investigaciones, sino también de las decisiones políticas y familiares que se tomen al respecto.
El ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, ha dicho a 'Le Figaro' que "será la familia quien tome las decisiones" y, según expertos legales consultados por los medios galos, el derecho funerario prevé que los restos pueden ser enterrados en las ciudades donde residían, en las que vive su familia o en las que murieron.
Sin embargo, los alcaldes de estas localidades ya han expresado sus reticencias. Chérif Kuachi vivía en Gennevilliers y su hermano Said en Reims, pero el alcalde de esta segunda ciudad, Arnay Robinet, ya ha advertido en varias entrevistas de que no quiere la "sepultura de un mártir". Robinet ha apuntado que, ya que los terroristas "querían partir a la yihad", podrían ser enviados a Siria o Irak.
Un abogado de la viuda de Said Kuachi, Antoine Flasaquier, ha afirmado a 'Le Parisien' que su cliente "en principio va a reclamar el cuerpo". Si la familia no reclama los restos, una de las vías que podrían tener las autoridades sería enterrarlos en Dammartin-en-Goële, donde se encuentra la imprenta en la que se refugiaron antes de ser abatidos por la Policía.
Una fuente cercana a la alcaldía ha dicho a 'Le Figaro' que las autoridades locales están dispuestas "obedecer", pero aun así "prefieren evitar" el entierro de los hermanos.
Para el caso de Coulibaly, que la semana pasada mató a una agente de la Policía en un tiroteo y a cuatro personas en el asalto a un supermercado judío, las posibilidades son París --lugar de su muerte--, Fontenay-aux-Roses --su último domicilio conocido-- y Grigny --de donde era originario--.
Mohamed Merah
El caso recuerda al debate abierto en 2012 sobre los restos de Mohamed Merah, responsable del asesinato de siete personas en tres tiroteos en Montauban y Toulouse en 2012.
El alcalde de Toulouse, la ciudad donde nació y fue abatido por las fuerzas especiales galas, se negó a que los restos de Merah fuesen enterrados en la localidad, mientras que Argelia --origen de la familia-- también rechazó una petición al respecto.
Finalmente, la intervención del entonces presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, permitió que el Ayuntamiento de Toulouse aceptase el entierro de Merah en un cementerio situado a 5 kilómetros de distancia y bajo un importante dispositivo policial.