Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fuerzas antiterroristas de Rusia matan a dos presuntos miembros de Estado Islámico en el oeste del país

La sección antiterrorista de la Policía rusa ha matado este sábado a dos hombres armados, presuntos integrantes de una célula de la organización yihadista Estado Islámico, durante una operación en la provincia de Stavropol, en el suroeste del país.
"Según datos preliminares", de acuerdo con el comunicado del Comité Antiterrorista de las fuerzas de seguridad de Rusia, "uno de los hombres armados que han sido neutralizados es el cabecilla de una célula de Estado Islámico, entrenado en un campamento de la organización en el extranjero y llegado a Rusia para perpetrar atentados".
El otro fallecido ha sido descrito como un "miembro activo" de la organización, de acuerdo con la nota recogida por la agencia oficial de noticias de Rusia, RIA Novosti. Ambos fueron abatidos cuando varios agentes dieron el alto al vehículo en el que se desplazaban.
Esta operación tiene lugar después de que un hombre armado, posible miembro de Estado Islámico, matara ayer a dos personas en un ataque contra una oficina del Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia en la región de Jabárovsk, situada en el extremo este del país, según ha informado la propia institución, que ha confirmado también el fallecimiento del asaltante.
"El 21 de abril, a las 17.02 (hora local), un desconocido irrumpió en la oficina del FSB (...) y empezó a disparar contra personas que se encontraban allí". Un funcionario de la agencia y un visitante perdieron la vida, así como el atacante, que "fue eliminado".
Las autoridades han identificado al agresor como Konev A.V., nacido en 1998, según la agencia Sputnik. El grupo terrorista Estado Islámico ha asumido la autoría del ataque a través de un mensaje de su agencia de noticias, Amaq, según el portal de seguimiento de información yihadista SITE. No obstante, los investigadores no descartan que formara parte de un grupo neonazi.