Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fuerzas de Al Assad y Hezbolá se enfrentan a los rebeldes en Siria

Fuerzas de Al Assad y Hezbolá se enfrentan a los rebeldes en SiriaReuters

Las Fuerzas Armadas de Siria y el partido-milicia chií libanés Hezbolá han atacado varias localidades fronterizas controladas por los rebeldes, causando víctimas mortales en ambos bandos, según han informado fuentes de los dos países a la agencia de noticias Reuters.

Las fuentes han indicado que varias localidades ubicadas en la región siria de Al Qsair han sido invadidas este fin de semana. En concreto, han apuntado que fuerzas gubernamentales y milicianos de Hezbolá han entrado en Saqraja y que los combates se han extendido a Al Radwaniya y Burhaniya.
Los activistas sirios han asegurado que al menos seis rebeldes han muerto como consecuencia de los combates en Al Qsair. Además, han indicado que una mujer ha fallecido a causa de los bombardeos del régimen de Bashar al Assad en la región siria.
La agencia de noticias SANA ha informado de que a lo largo del fin de semana las fuerzas gubernamentales han recuperado el control de siete localidades ubicadas en Al Qseir: Saqrajeh, Qadish, Al Sukmanieh, Al Mansourieh, Al Radwanieh, Al Saadieh y Al Burhanieh.
"La mayoría de los terroristas de estas localidades han sido eliminados y sus equipos han sido destruidos por completo", ha subrayado la agencia de noticias oficial, aunque no ha detallado el balance de víctimas.
Además, los residentes han apuntado que el pasado sábado un miliciano de Hezbolá falleció en medio de los combates contra los rebeldes por recuperar la ciudad de Zita, ubicada en la parte siria de la frontera común.
Este fin de semana los enfrentamientos también se han extendido a territorio libanés, ya que en la localidad de Hermel, bastión de Hezbolá, el pasado sábado cayeron varios cohetes, aunque sin causar víctimas.
"Todo esto es parte de una gran estrategia para controlar Homs y conectarla con (el valle libanés de) Bekaa", ha dicho el activista Hadi al Abdalá, subrayando que la oposición cesará el fuego en la frontera si cesan también los ataques procedentes de Líbano.
A este respecto, el comando rebelde en Al Qsair y el Frente Al Nusra --vinculado a Al Qaeda-- han emitido un comunicado conjunto en el que advierten de que trasladarán la batalla a Líbano, si Hezbolá no frena su ofensiva.
Las fuerzas gubernamentales están centrando sus esfuerzos en Al Qsair en un intento por cortar la ruta de suministros a los rebeldes que recorre la provincia de Homs, a través de la frontera libanesa.
Presencia de Hezbolá en Siria
El Observatorio Sirio para los Derechos Huamnos ha indicado que las tropas gubernamentales están recibiendo ayuda de Hezbolá, una denuncia que ha sido formulada en reiteradas ocasiones por el Ejército Libre Sirio (ELS), que aglutina a gran parte de los grupos opositores armados.
El ELS ha acusado a Hezbolá de desplegar miles de combatientes en Damasco y en la frontera común. El portavoz del Estado Mayor Conjunto del ELS, Abdul Hamid Zakaria, ha sostenido que más de 2.000 milicianos de Hezbolá combaten junto a las fuerzas de seguridad en Damasco y que alrededor de 3.500 se encuentran en la frontera.
Hezbolá ha mantenido durante el conflicto en Siria su apoyo al presidente sirio, Bashar al Assad, y ha abogado públicamente por la resolución política del conflicto y por la introducción de reformas democráticas en el país.
Sin embargo, múltiples informes publicados en los últimos meses apuntan al envío por parte del partido-milicia chií libanés de hombres armados para respaldar a las fuerzas de seguridad sirias.
Naciones Unidas calcula que desde marzo de 2011, cuando comenzó el levantamiento popular contra el Gobierno de Bashar Al Assad, unas 70.000 personas han muerto a causa de los combates entre las fuerzas gubernamentales y rebeldes.
El régimen sirio atribuye gran parte de las víctimas a los grupos terroristas que actúan en el país árabe --según ha denunciado insistentemente-- con la financiación y el apoyo material de Arabia Saudí, Qatar y Turquía, entre otros.