Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Frontex ha devuelto en 2016 a 10.000 inmigrantes en vuelos de repatriación

El director de la agencia defiende que hay que mantener la vigilancia aunque las llegadas a España "parezcan bajas"
La Agencia Europea de Guardia de Fronteras y Costas (Frontex) ha triplicado en 2016 sus vuelos de repatriación lo que ha permitido la devolución de 10.000 inmigrantes que habían llegado a la Unión Europea de forma irregular, según ha informado este martes su director, Fabrice Leggeri.
Leggeri, que se encuentra en Madrid para entrevistarse con las autoridades españolas y el lunes se reunió con el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha resaltado que el nuevo mandato del que goza la agencia desde el pasado 7 de octubre le confiere "nuevas posibilidades".
Ahora, Frontex puede ayudar a los estados miembros en la identificación de inmigrantes, en la obtención de documentos de viaje de países terceros mediante la cooperación con las autoridades consulares de los países de tránsito y origen".
Leggeri ha subrayado los "tremendos esfuerzos" realizados por Frontex en este ámbito ya que "se han más que triplicado el número de vuelos de devolución conjuntos organizados por la agencia, que en lo que va de 2016 ascienden ya a 210, frente a los 66 realizados en 2015. "Esto representa a más de 10.000 inmigrantes irregulares que fueron devueltos con apoyo de Frontext, frente a los aproximadamente 3.500 del año pasado", ha precisado.
Según ha aclarado el director de la agencia europea, los países miembros también han llevado a cabo vuelos de repatriación por su cuenta, por lo que la cifra de inmigrantes irregulares devueltos desde la UE es superior a los 10.000. Las devoluciones se han llevado a cabo a países de los Balcanes, así como africanos, como Nigeria, y también a otros países con los que la UE ha cerrado nuevos acuerdos de devolución, como Afganistán y Pakistán.
Por otra parte, Leggeri ha incidido en que Frontex tiene también nuevas competencias en materia de seguridad. "Los retos de seguridad están aumentando en las fronteras exteriores de la UE, no solo por la llegada de inmigrantes, y con el nuevo mandato se ha dado un gran paso adelante dando a Frontex una nueva misión de lucha contra el crimen organizado y la prevención de actividades terroristas", ha señalado.
Así, ha explicado que los agentes de Frontex comparten tanto con Europol como con las agencias de seguridad de los estados miembro la información recogida en las fronteras sobre las personas sospechosas de actividades delictivas con el fin de que sean éstas las que adopten las medidas necesarias. El objetivo, ha afirmado Leggeri, es "incrementar la cooperación" en este ámbito con Europol, Eurojust y los estados miembro.
MUERTES EN EL MEDITERRÁNEO
Leggeri ha admitido que este año se ha vivido en la ruta del Mediterráneo una "triste paradoja" ya que se ha desplegado un mayor número de barcos para que patrullen las aguas pero también han aumentado el número de víctimas mortales. Según los datos de la ONU, 2016 es ya el año con más muertos en la travesía en el Mediterráneo, con más de 4.700 víctimas contabilizadas.
El máximo responsable de Frontex ha atribuido el aumento del número de víctimas a que los barcos con inmigrantes viajan ahora más cargados de lo que lo hacían en 2015 y también al hecho de que la falta de un Gobierno estable en Libia impide que haya una guardia costera eficaz que pueda hacerse cargo de los rescates en sus aguas, donde ahora se han visto obligadas a actuar tanto la agencia europea como numerosas ONG.
Así las cosas, ha hecho hincapié que en que Frontex "ha salvado aproximadamente 50.000 vidas en el Mediterráneo Central, entre Libia e Italia, y otras 40.000 entre Turquía y Grecia" antes de la entrada en vigor del acuerdo entre la UE y Ankara ya que "desde entonces las llegadas han caído y ahora son de menos de 100 al día".
MANTENER LA VIGILANCIA EN ESPAÑA
En cuanto a España, el máximo responsable de Frontex ha incidido en que "aunque el nivel de inmigración irregular pueda parecer bajo es necesario mantener las operaciones en el Mediterráneo Occidental y en África Occidental porque sabemos que los flujos migratorios son extremadamente volátiles y las cosas pueden cambiar rápidamente".
Según ha precisado, las llegadas irregulares a través de las fronteras exteriores de España solo representan alrededor del 3 por ciento del total a nivel de la UE.
Leggeri ha evitado entrar a valorar las devoluciones en caliente que las autoridades españolas llevan a cabo en las fronteras de Ceuta y Melilla, limitándose a recordar que para que entrar en la UE existen unas "condiciones" que hay que cumplir, entre ellas tener documentación y los medios para mantenerse.
En el caso de los que quieren solicitar asilo, ha proseguido, deben ser registrados y se debe iniciar el proceso mediante el cual demuestren que "son perseguidos y necesitan protección". Si no pueden demostrarlo, ha añadido, "entonces deben ser devueltos, eso es lo que estipula la directiva de devolución".
"Esta es la norma", ha insistido, si bien ha reconocido que en la frontera terrestre de España con Marruecos se da una "situación difícil".
Por otra parte, Leggeri ha resaltado la experiencia española en materia de cooperación con países terceros para frenar los flujos migratorios, particularmente con Marruecos y con los países de África Occidental, y expresado el deseo de la agencia de aprovechar dicha experiencia dado que ahora Frontex tiene mandato para operaciones fuera de la UE.